Martín Demichelis vs. Diego Martínez: por qué es un partido tan importante para ambos aunque no defina un título

Para bien o para mal, los clásicos siempre marcan un punto de inflexión. En los jugadores, en los hinchas, en los técnicos. Le sucedió en 2023 al River de Martín Demichelis, que se impuso 1 a 0 a Boca con el recordado penal de Miguel Borja y no detuvo su marcha hasta coronarse campeón de la Liga Profesional a falta de tres fechas para el final. Le sucedió este año al Boca de Diego Martínez, que salió fortalecido del empate 1 a 1 en cancha de River –que incluyó un cruce dialéctico con el entrenador rival– y desde entonces perdió solo dos partidos con el buzo xeneize. Demichelis y Martínez volverán a verse las caras en un partido a todo o nada. Una prueba de fuego para los dos, más allá de los triunfos y de los buenos resultados.

La estadística marca que Martín Gastón Demichelis y Diego Hernán Martínez se enfrentaron en tres ocasiones, con un triunfo para el cordobés (1-0 sobre Tigre), otro para el extécnico de Ituzaingó y Estudiantes de Caseros (2-1 con Huracán) y el 1 a 1 en el Monumental con goles de Pablo Solari y Cristian Medina. Aquella vez, Demichelis y Martínez se saludaron afectuosamente en la previa y el postpartido, aunque luego el entrenador millonario cuestionó pública y sorpresivamente el planteo de su colega. “No creo que Boca haya venido a empatar, no me voy a meter en el análisis del rival. Pero si yo como entrenador de River terminó el partido con siete defensores, no estaría respetando la historia del club”, disparó.

Si bien Boca había mostrado una actitud diferente a la de sus últimos partidos en Núñez, el punto no pareció sentarle nada mal. Tras un comienzo de ciclo irregular (tres empates, dos triunfos, una derrota), Martínez precisaba sumar como sea y apostó por un 11 combativo que plantó batalla en el medio campo. Demichelis, en cambio, había tirado toda la carne al asador: Nacho Fernández, Barco, Echeverri, Solari y Colidio desde el arranque (solo Nacho, el Diablito y Solari repetirían en Córdoba) con la idea de atacar desde el primer minuto.

LA PALABRA DE LOS TÉCNICOS

Esto decían Martín Demichelis y Diego Martínez tras el último Superclásico entre River y Boca.#ESPNF12 | #ESPNenStarPlus pic.twitter.com/L06bOuBqoB

— ESPN Argentina (@ESPNArgentina) April 18, 2024

En el final, Martínez hizo ingresar a Blondel (de volante) por Saralegui, Valentini por Medina y Fabra (fue al medio) por Zenón. “El de Valentini no fue un cambio defensivo, queríamos que se soltaran los laterales”, explicó Martínez, intentando esquivar la polémica. Pero luego reconoció: “No comparto lo que dijo. Me quedo con el mensaje que me mandó en privado, diciendo que si me había sentido ofendido, me pedía disculpas, que no había sido esa su intención”.

Aquel 1-1 en el Monumental fue un golpe duro para el River de Demichelis, aunque el DT siguió cosechando títulos (17 días después obtuvo la Supercopa Argentina ante Estudiantes) y además ostenta un invicto de tres partidos en los clásicos contra Boca (1-0, 2-0 y 1-1). Los números, en ese sentido, hablan por sí solos: a pesar de algunos cuestionamientos, el exBayern Munich perdió un solo partido en los últimos cinco meses (ante Huracán, en 29 de marzo). Además, finalizó puntero de la Zona A y de la tabla general de la Copa de la Liga, River fue el equipo más goleador de la etapa regular (26), una de las vallas menos vencidas (10) y lidera con puntaje ideal el Grupo H de la Copa Libertadores, sin goles en contra.

Aun así, no todo es color de rosa para el DT de 43 años: la eliminación en octavos de final de la Libertadores 2023 y el sacudón interno que significó la salida del plantel de un referente como Enzo Pérez erosionaron su relación con los hinchas, que atravesó su peor momento en los días previos a la final con el Pincha.

River, además, ya no es aquel equipo fiable que brilló en el primer semestre de 2023. Gana, pero no gusta. Y en River, se sabe, las formas siempre son importantes. Demichelis tendrá el doble desafío de eliminar a Boca y recuperar la conexión con los hinchas.

Antes de conocer a su rival, Demichelis le había bajado el precio a un eventual cruce con el Xeneize. “No hay equipo a elegir, no hay ventaja ni privilegios. El fútbol argentino es muy parejo, cualquiera será difícil. El año pasado Rosario Central entró cuarto y salió campeón. Pienso en River, tenemos que seguir mirando para adentro y pensando en hacernos mejores”, expresó.

En la vereda de enfrente, Martínez disfruta de un presente positivo como técnico de Boca. Aunque logró clasificarse con lo justo, el equipo aprovechó el envión anímico del empate en el Monumental y, pese a algunos baches, luce un rendimiento cada vez más aceitado. Con Martínez, Boca fue de menor a mayor. Empezó con dudas y alcanzó su pico máximo de rendimiento en la fechas finales de la Copa de la Liga. Martínez afianzó una ida, una metodología de trabajo, una forma de jugar. Algo de lo que Boca, a pesar de los títulos, adolecía desde los albores del ciclo Russo.

Martínez, a su vez, acertó en la elección de jugadores como Blanco y Zenón, le dio confianza a Equi Fernández como 5 y encontró en Cavani el goleador que todo entrenador precisa para pelear por objetivos importantes. Así y todo, la de este domingo será, para él, una auténtica prueba de fuego. “Es hermoso poder tener en el próximo partido una instancia final. Buscaremos competir y ganar. Y pasar a la siguiente fase, con lo que eso significa, en un partido tan especial para todos”, sostuvo el DT tras el triunfo ante Godoy Cruz.

Martínez, que se inició como entrenador en las inferiores del Xeneize y dirigió en todas las categorías del fútbol argentino, está a solo tres partidos de conseguir su segundo título como técnico profesional. En 2021 ascendió a Tigre a Primera División y en 2022 cayó ante Boca en la final de la Copa de la Liga 2022.

Con una filosofía de juego similar, Demichelis y Martínez se juegan gran parte del semestre en esta final. Por ahora, ninguno de los dos confirmó el equipo y recién develarán las dudas en los instantes previos al clásico. El técnico de River esperará hasta último momento a Paulo Díaz (tocado en la rodilla derecha) y Miguel Borja (en el aductor derecho), mientras que del lado de Martínez el interrogante es saber quién ocupará el lateral derecho: si Luis Advíncula o Nicolás Figal, que ya ingresó unos minutos ante Godoy Cruz y volvió a sumar rodaje en la práctica de este viernes.

Los técnicos, por lo pronto, ya empezaron a jugar su partido.

 

................................................................................................

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Sorpresa: registran que ya había una estrecha relación entre los humanos y los zorros hace 1500 años

​ SAN CARLOS DE BARILOCHE.- Una “estrecha relación” entre los zorros y los seres humanos que habitaron la Patagonia hace 1500 años fue descubierta por investigadores del Conicet y la Universidad de Oxford. El estudio internacional no solo aporta información relevante para comprender aspectos relacionados con la interacción entre las sociedades humanas […]
Sorpresa: registran que ya había una estrecha relación entre los humanos y los zorros hace 1500 años
error: Content is protected !!