La UCR, ante una de sus peores crisis

Con la asunción por parte de Martín Ocampo de la presidencia del comité de la ciudad de Buenos Aires de la Unión Cívica Radical (UCR), el viejo partido de Leandro N. Alem, Hipólito Yrigoyen, Marcelo T. de Alvear, Arturo Frondizi, Crisólogo Larralde, Ricardo Balbín, Arturo Illia y Raúl Alfonsín ha descendido un escalón más en la representatividad política que tantas veces lo llevó al poder en el distrito. Es un declive de décadas, acelerado en los últimos tiempos.

Ocampo ha llegado a aquella posición de la mano de Daniel Angelici. “El Tano” es un personaje del juego en la provincia de Buenos Aires y en los ámbitos cada vez más controvertidos del fútbol profesional en la Argentina. Pero con la buena voluntad de “El Tano” no hubiera sido suficiente para instalar a Ocampo en la conducción local de la UCR; era necesario un acuerdo con el presidente del partido en el orden nacional, Martín Lousteau, y la gente que ayudó a este a empinarse a esa posición.

Angelici lo logró. Ahora, las influencias que provienen del juego se aúnan a las que regentean desde hace muchos años la Universidad de Buenos Aires en curiosa coexistencia entre facciones del radicalismo y el peronismo.

Son las facciones aliadas para impulsar a troche y moche nuevas universidades nacionales, de modo entusiasta en el Gran Buenos Aires, y asegurar a los amigos conchabos en sus claustros en épocas fluctuantes de la política. Es como si no hubiera pocas universidades en ese entorno, y como si no hubiera otras urgencias mayores para la sociedad, y menos demagógicas que las de tener abiertas gratuitamente las puertas de casas de altos estudios para que se eternicen allí porcentajes insólitos de estudiantes crónicos.

Ahora, las influencias que provienen del juego se aúnan a las que regentean desde hace muchos años la Universidad de Buenos Aires

El shock de sinceramiento, brutal, sin duda, que se está produciendo al fin en el país indica de un tiempo a esta parte, tímidamente si se quiere, que comienza a hablarse de la sinrazón de que la sociedad deba pagar por los estudios de quienes por sí o por sus familias están en condiciones de costearse los gastos. Esa ligereza que cuesta a la Nación centenares de millones de pesos no se percibe con tal grado en Cuba, tan estricta para el ingreso de aspirantes a entrar en sus universidades; tampoco en Rusia, que sigue las tradiciones heredadas de las rígidas políticas educativas de la ex Unión Soviética.

En su tan meteórica como inexplicable carrera en el radicalismo, Lousteau ya lleva registradas algunas rupturas con ocasionales aliados, como Rodrigo de Loredo, jefe del bloque de diputados nacionales. Hoy ha establecido un acuerdo con Angelici para la gobernanza del distrito porteño. Lo han hecho a través del abogado especializado en Derecho Administrativo y de las Comunicaciones que era ministro de Seguridad de CABA hasta que se vio impelido a renunciar. No pudo resistir las consecuencias del fracaso de la contención de barrabravas riverplatenses que atacaron, poco antes del comienzo de un superclásico con Boca, el vehículo que trasladaba a los jugadores del equipo xeneize. El asunto terminó en un escándalo de dimensión internacional.

Después de convertirse en el caso único de un jefe de bloque que se pronuncia contra la aceptación de una iniciativa oficial –la concerniente al DNU propuesto por Javier Milei– y es solo acompañado por dos de sus 12 pares, Lousteau abrió una ronda de entrevistas periodísticas para explicar lo inexplicable. Cualquier liderazgo partidario habría quedado gravemente desautorizado después de un episodio de aquella naturaleza, pero por su terquedad masoquista Lousteau fue por más castigo.

Quien ha demostrado como él el grosor de su piel política al entreverarse en la vida interna de un partido de tradiciones democráticas después de haber sido en un período crítico ministro de Economía de la nefasta presidencia de Cristina Kirchner, demostró también que hasta carece del sentido de orientación respecto de la musicalidad de las palabras. Le ocurrió cuando de apuro trató de formular aclaraciones sobre lo primero.

Angelici, Lousteau, Ocampo y otros dirigentes parecerían por momentos dispuestos a asumir el más rotundo sesgo antigubernamental en relación con Milei. Habrá que ver ahora cómo ejercen sus influencias en el Senado cuando llegue la propuesta de nominar a Lijo

Será inolvidable la referencia que Lousteau ha hecho a propósito de un amigo deslenguado. Propinó así a los correligionarios y sus mujeres la injuria de que los radicales reaccionan después de cinco minutos desde el momento en que un extraño pone la mano en el c… de su mujer.

¿A quién se refería en su fallida ironía? ¿A radicales como Arturo Illia? ¿A radicales como Fernando de la Rúa? ¿O a otros dirigentes a quienes en el pasado se zahería por supuestas vacilaciones y ausencia suficiente de reflejos para actuar con rapidez? Lousteau se comió –nunca más apropiada la expresión– un pedido inmediato de explicaciones y disculpas públicas de la vicepresidenta de la UCR, Pamela Verasay, su segunda en la dirección partidaria. Fue lo menos que ella pudo haber hecho.

Angelici, Lousteau, Ocampo y otros dirigentes parecerían por momentos –insistimos, por momentos– dispuestos a asumir el más rotundo sesgo antigubernamental en relación con Milei. Habrá que ver ahora cómo ejercen sus influencias en el Senado, sobre todo el senador Lousteau, cuando llegue a ese cuerpo la propuesta de nominar para la Corte Suprema de Justicia de la Nación al juez Ariel Lijo.

Sobre Angelici se dice que tiene relaciones personales tan directas con este juez como para pasar por alto las descalificaciones que han caído sobre él desde asociaciones de magistrados y funcionarios de la Justicia, colegios de abogados y entidades empresariales. Por si fuera poco, se han sumado a tan inusual crítica figuras de larga trayectoria en la UCR: Raúl Galván, Juan A. Portesi, Juan Manuel Casella, Elva Roulet, Antonio Hernández, Guillermo Moreno Hueyo, Elsa Kelly y Jorge Lapeña, entre otros.

En el primer paso hacia su reconstrucción, la UCR debería sacarse de encima la constelación de “buenos muchachos” que lo han llevado a la grave situación actual

Han dicho en una carta publicada el domingo último en LA NACION que la propuesta de designación de Lijo “autoriza a presumir la existencia de un pacto de impunidad con el kirchnerismo”. Si están en lo cierto se verificará en el Senado, pero ya anticiparon que si Milei pretende dirigir sus principales ataques a la “casta” política y mantiene al mismo tiempo la propuesta de Lijo para la Corte, estará realizando una demostración de hipocresía.

Queda, entretanto, el interrogante, más filoso que nunca, sobre hasta cuándo podrá conservar su identidad en esta ciudad un partido de tantas glorias si no cambia drásticamente un rumbo que desde la segunda parte de los años ochenta comenzó a llevarlo a su perdición. En el primer paso hacia su reconstrucción, debería sacarse de encima la constelación de “buenos muchachos” que lo han llevado a la grave situación actual.

 

................................................................................................

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Niños enredados e intoxicados en la web

​ El derecho romano, base del derecho continental europeo, fuente de las legislaciones latinoamericanas, consagró principios universalmente aceptados por los países civilizados. Entre los preceptos fundacionales del Código de Justiniano (Corpus Iuris Civilis; 529 d. C.) rige el denominado alterum non laedere, que consagra el deber genérico de no dañar a otro, […]
Niños enredados e intoxicados en la web
error: Content is protected !!