Cartas de lectores: Despilfarro, pensar en la salud, lamentos y privilegios

Despilfarro

Según lo que van descubriendo, es muchísimo el dinero de los contribuyentes que se ha desperdiciado en sueldos que poco han contribuido a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Si en lugar de colmar oficinas de ñoquis o despilfarrar en gastos superfluos se hubieran hecho cloacas, instalado agua corriente y gas, trazado buenas rutas, puesto asfalto, alumbrado, equipamiento de hospitales, etc., hoy estaríamos frente a un país con menos pobreza, mejor calidad de vida y proyectando futuro. Sin embargo, les damos la vuelta a los mismos problemas que arrastramos desde hace décadas. Una vergüenza tanta corrupción silenciosa y cómplice, no solo en las altas esferas, sino de toda la burocracia estatal. Lastimosamente en estos despidos masivos, cierres abruptos y desvinculación colectiva también pagarán buenos por pecadores.

Susana Mastronardi

DNI 12.276.049

Pensar en la salud

La entrevista al Dr. Cichero del domingo pasado me estimula a participar en una postergada discusión sobre la salud en nuestro país. Coincido con Cichero en que la situación es casi terminal y de mal pronóstico. Escasas veces los gobiernos han pensado integralmente en el tema y sus mayores logros fueron construcciones de hospitales, muchos vacíos, y actos de inauguración. El tema supera ampliamente a los períodos políticos y lleva al fracaso a los cuatro años. Es preciso instalar el tema en la discusión pública nacional, y en un acuerdo que supere el tiempo con congruencia y decisión generalizada. Eso lleva a pensar en un plan de emergencia y otro prolongado en el tiempo. El factor tiempo es importante pues supera los intereses políticos y generacionales del momento. Eso implica la inclusión de varios sectores, no solo médicos, sino también enfermeras, kinesiólogos, psicólogos y técnicos. Es imposible lograr un buen servicio de salud con las condiciones actuales, fracturada como está en pública, sindical y prepaga, y con diversos intereses. Me atrevo a pensar también en la inclusión de esta perspectiva en los programas de las universidades y centros de formación. Es difícil aspirar a esto “cuando no hay plata”, pero en algún momento habrá que comenzar hacerlo. Y ese momento podría ser al anunciado Pacto de Mayo.

Emilio Boggiano

DNI 4.369.137

Lamentos y privilegios

Recientemente la Sra. Mirtha Legrand, refiriéndose a los despidos en la administración pública, se preguntó, muy compungida: ¿adónde va toda esa gente? Casi en simultáneo el obispo de San Isidro, Oscar Ojeda, expresaba: “Hemos recibido últimamente en la Conferencia Episcopal grupos de personas que quedan sin trabajo, gente que queda como ‘al costado del camino’, es tremenda esta herida”.

Ambos deberían conocer la respuesta. Van a ir adonde fuimos los que trabajamos en la actividad privada que por motivos diversos quedamos desempleados: a buscar trabajo, y si no lo encontrábamos, lo creábamos. Ambos, entre otros muchos alineados en esa forma de pensamiento, deberían estudiar por qué se ha llegado a esta situación y por qué desde hace casi 15 años no se genera trabajo en la actividad privada.

Tal vez, de lograrlo, dejarían de prestarles atención a aquellos que gozando del privilegio reglado por el artículo 14 bis de la Constitución nacional, que garantiza la estabilidad del empleo público, nunca se preocuparon seriamente por sus pares de la actividad privada.

Es hora de llamar a las cosas por su verdadero nombre.

Gabriel C. Varela

gcvarela@hotmail.com

Autismo

Ayer fue el Día de la Concientización sobre el Autismo. Las personas que padecen trastornos del espectro autista padecen, entre otros síntomas, de una particular sensibilidad a los sonidos fuertes. En un supermercado he escuchado el pedido de permanecer lo más silenciosos que nos fuera posible y mencionar esa necesidad de sonidos atenuados que tienen las personas con TEA. Bien por los responsables de esa campaña. Sin embargo, en nuestra ciudad, en mi opinión, no tenemos conciencia de cuánta contaminación sonora padecemos todos, aun los responsables de ella. Bocinazos –innecesarios en un 99% de los casos–, frenadas, gritos entre conductores airados. Y no quiero dejar de lado algo que parece estar en nuestro ADN: la costumbre de hablar a los gritos, carcajadas estentóreas que, en lugares públicos, impiden la conversación a quienes desean compartir un café, una comida, con amigos o familiares y disfrutarlo. Hasta en la calle, hablando por el celular, es frecuente escuchar personas que ventilan su intimidad a viva voz. ¿Y qué decir del señor “compro todo”? Es paradójico que podamos hacer silencio en el supermercado y olvidarnos luego de cuánto podemos herir los delicados oídos de autistas y, por qué no decirlo, también de los hipoacúsicos. ¿Podremos empezar a darnos cuenta? ¿Podrán las autoridades competentes hacer campañas que nos ayuden a tomar conciencia y a modificar tales comportamientos?

Inés María Villamarín

DNI 3.688.411

Consejo

Aconsejaría a los gremios en general y a los estatales en particular que, más que presionar al Gobierno para que aumente las dádivas y los puestos de trabajo improductivos, presionen al Congreso para que aprueben la ley de reforma laboral y todas aquellas que faciliten al Gobierno las desregulaciones que fomentarán la creación de fuentes de trabajo y el ingreso de las inversiones. Eso redundará en un beneficio generalizado a la sociedad, a los trabajadores –que se deberán reacomodar– y al país. Pero eso sí, ¡después habrá que trabajar!

Ernesto Hammar

DNI 4.181.496

Rosedal

El Rosedal, tradicional paseo porteño, ha caído en la ya instalada pendiente del abandono: a) hace meses que no se eliminan los escaramujos; b) no se conserva la prolijidad en el césped que bordea los canteros; c) se advierte un deterioro en los carteles que identifican la variedad de rosal; d) se observan papeles y pasto crecido entre los rosales. Todo ello es la consecuencia del abandono de tareas. En enero me dijeron que su causa era la falta de presupuesto; en marzo, porque se habían dedicado a remover los árboles caídos durante el temporal. ¿Y ahora? Ojalá estas líneas lleguen a algún funcionario que pueda modificar la situación.

Guillermo Ricci

guijori@gmail.com

En la Red Facebook

2 de abril. Día del Veterano y los Caídos en Malvinas

“Honor y gloria. Prohibido olvidar” Isabel Candia

“Reconocimiento eterno para ellos”- Graciela Agüero

“Nunca los olvidaremos”- Pato Senillosa

Los textos destinados a esta sección no deben exceder los 1000 caracteres con espacios. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

 

................................................................................................

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Injerencias de Moscú

​ MADRID.- No es una mera sospecha sino informaciones fidedignas documentadas por varios organismos de la Unión Europea a los que ha tenido acceso EL PAÍS y en muchos casos corroboradas por los servicios de información de los Veintisiete. A tres meses de la elecciones al Parlamento Europeo, Rusia incrementa su actividad […]
Injerencias de Moscú
error: Content is protected !!