Tenso cruce entre Ernesto Tenembaum y Lilia Lemoine por el “marxismo cultural” en la Argentina

El periodista Ernesto Tenembaum y la diputada por la Libertad Avanza (LLA) Lilia Lemoine mantuvieron un tirante intercambio a raíz de sus discrepancias sobre la existencia de un “marxismo cultural” que adoctrina a la sociedad argentina. Durante la entrevista en Radio Con Vos, la exasesora del presidente Javier Milei explicó las bases del fenómeno, visión que fue calificada de “paranoica” y “conspirativa” por Tenembaum y desembocó en una discusión ideológica.

A comienzos del diálogo, Lemoine se retrotrajo a 2014 y habló sobre su incursión en el debate por la batalla cultural en la Argentina. “Ese año empecé a ver censura. A mi me gusta mucho la comedia y empecé a notar que se censuraba a comediantes. Había muchos temas de los que no se podía hablar. Me puse entonces a buscar el origen de este problema y me di cuenta de que era algo que actualmente siempre mencionamos: el marxismo cultural”, explicó.

Consultada respecto de una posible definición de ese término, la legisladora nacional desarrolló: “Puede sonar gracioso, pero es un tema muy serio. Se controla a la población o la opinión pública a través de los medios. Según la facción que se vuelva hegemónica, vas a ver una predominancia de los temas que se tratan, de las cosas que se hablan o quienes pueden hablar y quién no. La finalidad de ellos es que no te des cuenta que estés siendo domesticado”.

Fue entonces que el conductor radial preguntó: ¿”No te parece que esta historia del marxismo cultural es un poco conspirativa, paranoica y te lleva a posiciones antidemocráticas?”, disparador que derivó en un primer cruce. “Si tu finalidad es decirme conspiranoica o plantear que lo soy, no sé…”, arremetió Lemoine.

“No, yo no tengo esa finalidad. Pero te lo digo con total franqueza, y con mucho respeto. Me impresionan las dos realidades tan distintas que vemos vos y yo. Por ahí tenés razón. Por ahí existe un marxismo cultural que va cocinando a las sociedades para que terminen en el comunismo. Yo lo que veo en sociedades democráticas como la nuestra son debates de gente que es un poco más de izquierda y otra que es más de derecha”, discrepó el conductor de ¿Y ahora quién podrá ayudarnos?.

Ante aquella contestación, la diputada asomó sin tapujos: “Yo no sé cuál es tu ideología política, no pregunté. Pero asumo que sos de centroizquierda, un socialdemócrata”. “Es una buena definición”, afirmó Tenembaum. “Bueno, socialdemócrata quiere decir socialista”, reforzó Lemoine, que ahora sí recibió un “no” como respuesta. “Pero si socialista está en el nombre de socialdemócrata”, le retrucó Lemoine y el periodista volvió a insistir en la negativa.

“Es un paso previo al comunismo. El socialismo es eso. Y, en todo caso, no sos socialista. Estás confundido en cuanto a tu ideología”, aseguró la integrante del bloque de la Libertad Avanza en el Congreso. Acto seguido, interrogó una vez más al periodista sobre la ideología que está detrás de partidos como el Pro, la Coalición Cívica o la Unión Cívica Radical. “Ninguno de ellos es de izquierda”, dijo de manera tajante Tenembaum.

“¿Vos decís que la UCR y el ARI no son de izquierda? ¿Vos leíste tus cartas constitutivas? La UCR es miembro de la Internacional socialista desde el ‘90″, insistió la legisladora. Milei. “La internacional socialista no es el comunismo”, refutó el conductor ante una Lemoine incrédula que reía por lo bajo.

“Es de izquierda. ¿Me vas a decir también que el kirchnerismo no es de izquierda tampoco?”, bromeó la legisladora afín al oficialismo de turno. “En el kirchnerismo hay sectores de izquierda pero no son comunistas”, remarcó el conductor, puntualización que resultó en un segundo y último cruce.

“Yo nunca dije comunistas. No pongas palabras en mi boca que yo no dije. Son de izquierda. Nombremos las cosas como son porque si no no se puede llegar a un acuerdo en la discusión. Vamos a terminar en una conclusión falsa. Necesito que estén bien definidos los términos para poder tener una conversación seria. Si vos me decís que la UCR y el ARI no son de izquierda, no podemos seguir hablando. Perdoname. Hablemos de cosplay si querés”, sentenció Lemoine.

A pesar del desacuerdo momentáneo, la entrevista culminó en buenos términos.

El periodista Ernesto Tenembaum y la diputada por la Libertad Avanza (LLA) Lilia Lemoine mantuvieron un tirante intercambio a raíz de sus discrepancias sobre la existencia de un “marxismo cultural” que adoctrina a la sociedad argentina. Durante la entrevista en Radio Con Vos, la exasesora del presidente Javier Milei explicó las bases del fenómeno, visión que fue calificada de “paranoica” y “conspirativa” por Tenembaum y desembocó en una discusión ideológica.

A comienzos del diálogo, Lemoine se retrotrajo a 2014 y habló sobre su incursión en el debate por la batalla cultural en la Argentina. “Ese año empecé a ver censura. A mi me gusta mucho la comedia y empecé a notar que se censuraba a comediantes. Había muchos temas de los que no se podía hablar. Me puse entonces a buscar el origen de este problema y me di cuenta de que era algo que actualmente siempre mencionamos: el marxismo cultural”, explicó.

Consultada respecto de una posible definición de ese término, la legisladora nacional desarrolló: “Puede sonar gracioso, pero es un tema muy serio. Se controla a la población o la opinión pública a través de los medios. Según la facción que se vuelva hegemónica, vas a ver una predominancia de los temas que se tratan, de las cosas que se hablan o quienes pueden hablar y quién no. La finalidad de ellos es que no te des cuenta que estés siendo domesticado”.

Fue entonces que el conductor radial preguntó: ¿”No te parece que esta historia del marxismo cultural es un poco conspirativa, paranoica y te lleva a posiciones antidemocráticas?”, disparador que derivó en un primer cruce. “Si tu finalidad es decirme conspiranoica o plantear que lo soy, no sé…”, arremetió Lemoine.

“No, yo no tengo esa finalidad. Pero te lo digo con total franqueza, y con mucho respeto. Me impresionan las dos realidades tan distintas que vemos vos y yo. Por ahí tenés razón. Por ahí existe un marxismo cultural que va cocinando a las sociedades para que terminen en el comunismo. Yo lo que veo en sociedades democráticas como la nuestra son debates de gente que es un poco más de izquierda y otra que es más de derecha”, discrepó el conductor de ¿Y ahora quién podrá ayudarnos?.

Ante aquella contestación, la diputada asomó sin tapujos: “Yo no sé cuál es tu ideología política, no pregunté. Pero asumo que sos de centroizquierda, un socialdemócrata”. “Es una buena definición”, afirmó Tenembaum. “Bueno, socialdemócrata quiere decir socialista”, reforzó Lemoine, que ahora sí recibió un “no” como respuesta. “Pero si socialista está en el nombre de socialdemócrata”, le retrucó Lemoine y el periodista volvió a insistir en la negativa.

“Es un paso previo al comunismo. El socialismo es eso. Y, en todo caso, no sos socialista. Estás confundido en cuanto a tu ideología”, aseguró la integrante del bloque de la Libertad Avanza en el Congreso. Acto seguido, interrogó una vez más al periodista sobre la ideología que está detrás de partidos como el Pro, la Coalición Cívica o la Unión Cívica Radical. “Ninguno de ellos es de izquierda”, dijo de manera tajante Tenembaum.

“¿Vos decís que la UCR y el ARI no son de izquierda? ¿Vos leíste tus cartas constitutivas? La UCR es miembro de la Internacional socialista desde el ‘90″, insistió la legisladora. Milei. “La internacional socialista no es el comunismo”, refutó el conductor ante una Lemoine incrédula que reía por lo bajo.

“Es de izquierda. ¿Me vas a decir también que el kirchnerismo no es de izquierda tampoco?”, bromeó la legisladora afín al oficialismo de turno. “En el kirchnerismo hay sectores de izquierda pero no son comunistas”, remarcó el conductor, puntualización que resultó en un segundo y último cruce.

“Yo nunca dije comunistas. No pongas palabras en mi boca que yo no dije. Son de izquierda. Nombremos las cosas como son porque si no no se puede llegar a un acuerdo en la discusión. Vamos a terminar en una conclusión falsa. Necesito que estén bien definidos los términos para poder tener una conversación seria. Si vos me decís que la UCR y el ARI no son de izquierda, no podemos seguir hablando. Perdoname. Hablemos de cosplay si querés”, sentenció Lemoine.

A pesar del desacuerdo momentáneo, la entrevista culminó en buenos términos.

 

................................................................................................

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Príncipes vitalicios sin trabajo conocido

Además de propuestas de flexibilidad laboral, la plataforma electoral libertaria apuntaba contra el modelo sindical argentino, incluida la desaparición de “la figura del sindicato único con poder de centralizar todas las negociaciones de una determinada rama de actividad”, la prohibición de reelección indefinida en los gremios y la incorporación de las empresas […]
error: Content is protected !!