Los bolsillos, una tendencia que difumina la barrera del sexismo en la moda

Carmen Martín

Madrid, 7 mar (EFE).- Esta temporada, el denominador común de la moda femenina son los bolsillos XL, tendencia que difumina la barrera del sexismo en la moda. En los diseños masculinos siempre se incluyen, en los femeninos, no, un agravio que se justifica con la excusa: “ella lleva bolso”.

“La ausencia de bolsillos en la ropa de mujer es un sesgo de género”, asegura a EFE la diseñadora Sofia Nieto, que junto a Arancha Rodrigálvarez, lleva el estudio de diseño Carmen17.

Su falta se debe a una cuestión estética. “En la ropa de mujer siempre se han trabajado siluetas esbeltas, no recargadas, una idea que esta relacionado con lo feminizado”.

Ahora, las mujeres desean (exigen) prendas prácticas y cómodas, sin tener que renunciar a la elegancia. Así, las firmas Balmain, Saint Laurent o Stella McCartney proponen bolsillos XL en prendas urbanas como monos, vestidos, o pantalones cargos en tela de denim.

“Por fin se ven pantalones chulos con bolsillos grandes, lo que me permite dejar de cargar con el bolso en todo momento”, dice María Bara, analista de inversión, de 25 años, quien lamenta estar acostumbrada a llevar prendas con los bolsillos cosidos o enanos, “en los que no cabe ni la vaselina”.

 Históricamente en los patrones femeninos no se ha pensado en la comodidad”, señala Nieto que recuerda que este hecho “ha obligado a la mujer a utilizar bolso, accesorio incómodo en el que se tiene que invertir dinero”.

Los diseños de la firma Carmen17 presumen de bolsillos XL, “aunque el patrón sea más complejo, lleve más metros de tejidos y horas de trabajo”, explica Nieto.

“Hacemos ropa que brinde autonomía a la mujer”, añade Nieto, quien considera que “la ausencia de bolsillo en la ropa es una feminización de la silueta y por tanto de psicología de la mujer”

“La ropa condiciona el estado de ánimo y las capacidades y, como consecuencia, modifica el pensamiento”, explica Nieto quien considera que “los bolsillo parece un detalle tonto, pero no”.

“Llevo buscando esta moda mucho tiempo, no me gusta cargar con el bolso, y menos, cuando salgo de fiesta, temo perderlo o que me lo roben”, dice Candela Fornieles, psicóloga, de 25 años.

“Al final, acabo soltando mis cosas en los bolsillos de los amigos pero, prefiero llevar mis cosas, nunca sabes cómo acaba la noche”, añade esta psicóloga, que considera que las prendas con bolsillos grandes “tienen ‘power’, cuentan con discurso en el empoderamiento de la mujer”.

Este tema ha sido objeto de debate en tantas ocasiones que la experta en moda Hannah Carlson escribió “Pockets: An Intimate History of How We Keep Things Close By” (“Bolsillos: una historia íntima de cómo mantenemos las cosas cerca”), libro en el que plasma que la introducción de los bolsillos en la ropa femenina fue una conquista de la mujer.

La historia señala que los bolsillos para mujer están asociados a la estética ‘glam utility’, es decir a prendas cómodas para trabajar, estética que primó durante las dos Guerras Mundiales cuando las fábricas eran ocupadas por ellas, mientras los hombres estaban en el frente.

También están vinculados al movimiento sufragista, cuando las mujeres comenzaron a coserlos en abrigos para reivindicar la igualdad a través de su indumentaria.

Moderna y audaz, Coco Chanel apareció con sus manos metidas en los bolsillos de la chaqueta, moda que se hacía hueco entre la platea femenina hasta que Christian Dior sentenció: “Los hombres tienen bolsillos para guardar cosas, las mujeres para decorar”.

Sin embargo, Yves Saint Laurent dio un paso más, robó prendas del armario masculino para liberar a la mujer. Las saharianas con bolsillos fueron todo un hito.

Con la democratización de la moda, llegaron los pantalones vaqueros de cinco bolsillos, una liberación que permitía llevar llaves, dinero y barra de labios. La fiesta terminó pronto, el minimalismo de los años 90 volvió a eliminarlos.

A pesar de los cambios de moda, los hombres siempre han contado con bolsillos, las mujeres solo a veces. Ahora, las nuevas generaciones militan el activismo pro bolsillos.

“Quiero bolsillos, bolsillos de verdad, no los súper pequeñitos que están de adorno. Queremos bolsillos y que siente bien”, concluye Cristina Palacios, estilista de moda, que agradece tener un bolsillo donde echar rápidamente todas las cosas sin tener que preocuparse de abrir el bolso y rebuscar dentro de él. EFE

cm/lml

 

................................................................................................

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Gabriela Guillén, molesta, responde a los que dudan de que ha interpuesto la demanda de paternidad contra Bertín Osborne

Aunque su ‘lucha’ para que Bertín Osborne reconozca a su hijo ha pasado a un segundo plano mediático en las últimas semanas por la reaparición de Genoveva Casanova 4 meses después de sus imágenes con Federico de Dinamarca, y por la apasionada historia de amor que están viviendo Alejandra Rubio y Carlo […]
error: Content is protected !!