Karina Milei vs Ramira Marra: desplazaron al broker de la jefatura de bloque de La Libertad Avanza en la Legislatura

Ramiro Marra, uno de los históricos referentes de La Libertad Avanza, la plataforma partidaria que llevó a Javier Milei a la cúspide del poder, dejará su cargo de jefe de bloque de legisladores porteños de la fuerza. Marra, amigo del Presidente y uno de los principales defensores mediáticos del rumbo económico del oficialismo, abandona su puesto en la Legislatura porteña con un empujón de la Casa Rosada. Es que será reemplazado por una legisladora de extrema confianza de la influyente Karina Milei, secretaria General de la Presidencia y hermana del jefe del Estado. Se trata de la abogada María del Pilar Ramírez, quien consiguió el apoyo de seis de los nueve integrantes de la bancada de LLA para relevar a Marra.

El excandidato a jefe de Gobierno porteño, que supo integrar la mesa chica de Milei hasta que quedó en la mira de Karina, “El Jefe”, por su vínculo estrecho con Eugenio Casielles, ladero de Marra en la Legislatura, es el corolario de la tensa pelea que se desató en los últimos días en el seno del bloque por el reparto de casilleros preciados en las comisiones.

La disputa entre el eje Marra-Casielles y el sector que responde a Karina Milei venía trabando la conformación de los órganos legislativos. La vicejefa porteña, Clara Muzzio, y Matías López, viceprimero de la Legislatura, ya habían acordado con el resto de los titulares de bloque la distribución de los lugares. Uno de los puestos más codiciados es el de Planeamiento Urbano, cuyas riendas quedarían en manos de los libertarios.

Ayer a la tarde, Muzzio y López, un dirigente cercano a Diego Santilli, recibieron una notificación formal del bloque de LLA en la Legislatura para comunicar que Pilar Ramírez había sido electa como nueva jefa del bloque con el voto de seis de los nueve integrantes de la fuerza: Edgardo Alifraco, Rebeca Fleitas, Lucía Montenegro, Pilar Ramírez, Sandra Rey y Leonardo Saifert. En tanto, Marra, Casielles y Reta no se expidieron.

La jugada que ejecutó el grupo que se referencia en Karina Milei hizo escalar la tensión al máximo nivel. “Es una locura”, braman en el campamento de Marra y Casielles. Hasta ahora, el expostulante a jefe porteño, que el año pasado se ubicó en el tercer puesto detrás de Jorge Macri (JxC) y Leandro Santoro (Unión por la Patria) con el 13,89% de los votos, optó por mantener un silencio prudencial a la espera de definiciones. Resta saber, especulan en el macrismo, si Marra y Casielles romperán o no el bloque libertario tras el desplante de Karina Milei.

Dado el mosaico de aliados en la Legislatura, Jorge Macri debe hacer equilibrio para asegurarse la gobernabilidad. A sabiendas de que el Pro no tiene una mayoría holgada, sus armadores saben que deberán armar un rompecabezas a la hora de impulsar proyectos. Por eso, apenas asumió, cerró un pacto con los radicales de Martín Lousteau y Daniel Angelici para mantener el statu quo de alianzas de Pro en el recinto. Así, mantuvo la coalición parlamentaria con la UCR, la Coalición Cívica, Confianza Pública, Republicanos Unidos y el Partido Socialista, los socios con los que gestionó Horacio Rodríguez Larreta, y postergó la chance de explorar un acuerdo con Marra y Casielles.

Frente a esa decisión, los dos referentes porteños de LLA le enrostraron su enojo a Jorge Macri a fines de diciembre, cuando se opusieron a la ley de ministerios, el presupuesto y las designaciones en el Consejo de la Magistratura con duras críticas al oficialismo. Le achacaron su falta de apertura y amagaron con seducir con acuerdos a la tropa bullrichista, para complicar a Jorge Macri.

Sin embargo, con el correr de los meses, Jorge Macri y Marra habían retomado el diálogo y reconstruido el vínculo. El jefe porteño quedó en la mira del Presidente por firmar el comunicado de apoyo a Ignacio Torres (Chubut) en plena pelea con la Casa Rosada por los recursos, pero cuida los puentes con Milei. Está claro que se cuida de sufrir el desgaste de una pelea prematura con los libertarios en el amanecer de la gestión de Milei. De hecho, pese a que tiene un conflicto abierto con la Nación por la deuda de fondos de coparticipación –Milei aspira a cumplir el fallo de la Corte, pero aduce que no tiene fondos–, no opta por aplicar una estrategia de confrontación total con el Gobierno. Al contrario, en sintonía con Mauricio Macri, repite que respalda el rumbo que trazó Milei. Este jueves, en Expoagro, dijo que firmará el “Pacto de Mayo” con las dos manos.

La pelea por los cargos

Tras el cambio de autoridades en el bloque de LLA, López, espada de Jorge Macri en la Legislatura, se disponía a reunirse con Pilar Ramírez para avanzar con las designaciones en las comisiones. En esa negociación suele haber dos lugares muy codiciados: la silla de Presupuesto, que ya quedó en diciembre a cargo de Paola Michielotto (Pro), alfil de Cristian Ritondo, y Planeamiento Urbano, que quedaría bajo control de los libertarios. Por eso, la feroz disputa que se desató en las últimas horas en la bancada de LLA por los puestos de poder y mayor visibilidad. Legisladores del bloque admitían los últimos días que convivían en un clima hostil.

Atenta al conflicto en la Legislatura de la ciudad, fortín político de Pro, Karina Milei motorizó una nueva maniobra para erosionar a Marra y reemplazarlo en el cargo de jefe de bloque por Pilar Ramírez. Marra, que acompañó a Milei desde sus primeros pasos en política, había sido relegado del reparto de cargos en el armado del Gabinete del libertario. ¿El motivo? Sus desencuentros con Karina.

La hermana del Presidente eligió como sucesora de Marra a Pilar Ramírez, quien accedió a su banca en las últimas elecciones. Es una abogada que trabajó como gerenta de publicidad y marketing en Aerolíneas Argentinas durante gran parte de la gestión de Mariano Recalde, uno de los jefes de La Cámpora. Su esposo es Darío Wasserman, vicetitular del Banco Nación. El expresidente de la Sociedad de Garantía Recíproca “Garantizar SGR” y de la Cámara Argentina de Sociedades de Garantías Recíprocas tiene estrechos lazos con el macrismo y llegada a la Casa Rosada. Pilar Ramírez cuenta con la bendición de Karina Milei. Es más: la hermana del Presidente asistió a su jura como legisladora, un gesto que llamó la atención tanto a los macristas como los libertarios.

Entre los colaboradores cercanos a Jorge Macri asocian el conflicto a una interna de los libertarios y niegan que operadores de Pro hayan movido sus fichas para acordar lugares en las comisiones con el ala de Karina Milei para estimular una ruptura en la bancada de LLA. Es la sospecha que vociferaron fuera de micrófono varios aliados de Jorge Macri en la Legislatura. Por lo pronto, Marra y Casielles preparan un contragolpe en silencio.

La fractura de los libertarios en la Legislatura porteña se produce cuando las diferencias entre los representantes de LLA se hacen cada vez más visibles en el Congreso y en un distrito estratégico: la provincia de Buenos Aires. En el Senado bonaerense, el bloque de Carlos Kikuchi, exarquitecto del proyecto presidencial de Milei, defendió a Axel Kicillof frente al recorte de fondos que dispuso Milei. Los detractores de Kikuchi y sus aliados los tildan de “traidores”.

Ramiro Marra, uno de los históricos referentes de La Libertad Avanza, la plataforma partidaria que llevó a Javier Milei a la cúspide del poder, dejará su cargo de jefe de bloque de legisladores porteños de la fuerza. Marra, amigo del Presidente y uno de los principales defensores mediáticos del rumbo económico del oficialismo, abandona su puesto en la Legislatura porteña con un empujón de la Casa Rosada. Es que será reemplazado por una legisladora de extrema confianza de la influyente Karina Milei, secretaria General de la Presidencia y hermana del jefe del Estado. Se trata de la abogada María del Pilar Ramírez, quien consiguió el apoyo de seis de los nueve integrantes de la bancada de LLA para relevar a Marra.

El excandidato a jefe de Gobierno porteño, que supo integrar la mesa chica de Milei hasta que quedó en la mira de Karina, “El Jefe”, por su vínculo estrecho con Eugenio Casielles, ladero de Marra en la Legislatura, es el corolario de la tensa pelea que se desató en los últimos días en el seno del bloque por el reparto de casilleros preciados en las comisiones.

La disputa entre el eje Marra-Casielles y el sector que responde a Karina Milei venía trabando la conformación de los órganos legislativos. La vicejefa porteña, Clara Muzzio, y Matías López, viceprimero de la Legislatura, ya habían acordado con el resto de los titulares de bloque la distribución de los lugares. Uno de los puestos más codiciados es el de Planeamiento Urbano, cuyas riendas quedarían en manos de los libertarios.

Ayer a la tarde, Muzzio y López, un dirigente cercano a Diego Santilli, recibieron una notificación formal del bloque de LLA en la Legislatura para comunicar que Pilar Ramírez había sido electa como nueva jefa del bloque con el voto de seis de los nueve integrantes de la fuerza: Edgardo Alifraco, Rebeca Fleitas, Lucía Montenegro, Pilar Ramírez, Sandra Rey y Leonardo Saifert. En tanto, Marra, Casielles y Reta no se expidieron.

La jugada que ejecutó el grupo que se referencia en Karina Milei hizo escalar la tensión al máximo nivel. “Es una locura”, braman en el campamento de Marra y Casielles. Hasta ahora, el expostulante a jefe porteño, que el año pasado se ubicó en el tercer puesto detrás de Jorge Macri (JxC) y Leandro Santoro (Unión por la Patria) con el 13,89% de los votos, optó por mantener un silencio prudencial a la espera de definiciones. Resta saber, especulan en el macrismo, si Marra y Casielles romperán o no el bloque libertario tras el desplante de Karina Milei.

Dado el mosaico de aliados en la Legislatura, Jorge Macri debe hacer equilibrio para asegurarse la gobernabilidad. A sabiendas de que el Pro no tiene una mayoría holgada, sus armadores saben que deberán armar un rompecabezas a la hora de impulsar proyectos. Por eso, apenas asumió, cerró un pacto con los radicales de Martín Lousteau y Daniel Angelici para mantener el statu quo de alianzas de Pro en el recinto. Así, mantuvo la coalición parlamentaria con la UCR, la Coalición Cívica, Confianza Pública, Republicanos Unidos y el Partido Socialista, los socios con los que gestionó Horacio Rodríguez Larreta, y postergó la chance de explorar un acuerdo con Marra y Casielles.

Frente a esa decisión, los dos referentes porteños de LLA le enrostraron su enojo a Jorge Macri a fines de diciembre, cuando se opusieron a la ley de ministerios, el presupuesto y las designaciones en el Consejo de la Magistratura con duras críticas al oficialismo. Le achacaron su falta de apertura y amagaron con seducir con acuerdos a la tropa bullrichista, para complicar a Jorge Macri.

Sin embargo, con el correr de los meses, Jorge Macri y Marra habían retomado el diálogo y reconstruido el vínculo. El jefe porteño quedó en la mira del Presidente por firmar el comunicado de apoyo a Ignacio Torres (Chubut) en plena pelea con la Casa Rosada por los recursos, pero cuida los puentes con Milei. Está claro que se cuida de sufrir el desgaste de una pelea prematura con los libertarios en el amanecer de la gestión de Milei. De hecho, pese a que tiene un conflicto abierto con la Nación por la deuda de fondos de coparticipación –Milei aspira a cumplir el fallo de la Corte, pero aduce que no tiene fondos–, no opta por aplicar una estrategia de confrontación total con el Gobierno. Al contrario, en sintonía con Mauricio Macri, repite que respalda el rumbo que trazó Milei. Este jueves, en Expoagro, dijo que firmará el “Pacto de Mayo” con las dos manos.

La pelea por los cargos

Tras el cambio de autoridades en el bloque de LLA, López, espada de Jorge Macri en la Legislatura, se disponía a reunirse con Pilar Ramírez para avanzar con las designaciones en las comisiones. En esa negociación suele haber dos lugares muy codiciados: la silla de Presupuesto, que ya quedó en diciembre a cargo de Paola Michielotto (Pro), alfil de Cristian Ritondo, y Planeamiento Urbano, que quedaría bajo control de los libertarios. Por eso, la feroz disputa que se desató en las últimas horas en la bancada de LLA por los puestos de poder y mayor visibilidad. Legisladores del bloque admitían los últimos días que convivían en un clima hostil.

Atenta al conflicto en la Legislatura de la ciudad, fortín político de Pro, Karina Milei motorizó una nueva maniobra para erosionar a Marra y reemplazarlo en el cargo de jefe de bloque por Pilar Ramírez. Marra, que acompañó a Milei desde sus primeros pasos en política, había sido relegado del reparto de cargos en el armado del Gabinete del libertario. ¿El motivo? Sus desencuentros con Karina.

La hermana del Presidente eligió como sucesora de Marra a Pilar Ramírez, quien accedió a su banca en las últimas elecciones. Es una abogada que trabajó como gerenta de publicidad y marketing en Aerolíneas Argentinas durante gran parte de la gestión de Mariano Recalde, uno de los jefes de La Cámpora. Su esposo es Darío Wasserman, vicetitular del Banco Nación. El expresidente de la Sociedad de Garantía Recíproca “Garantizar SGR” y de la Cámara Argentina de Sociedades de Garantías Recíprocas tiene estrechos lazos con el macrismo y llegada a la Casa Rosada. Pilar Ramírez cuenta con la bendición de Karina Milei. Es más: la hermana del Presidente asistió a su jura como legisladora, un gesto que llamó la atención tanto a los macristas como los libertarios.

Entre los colaboradores cercanos a Jorge Macri asocian el conflicto a una interna de los libertarios y niegan que operadores de Pro hayan movido sus fichas para acordar lugares en las comisiones con el ala de Karina Milei para estimular una ruptura en la bancada de LLA. Es la sospecha que vociferaron fuera de micrófono varios aliados de Jorge Macri en la Legislatura. Por lo pronto, Marra y Casielles preparan un contragolpe en silencio.

La fractura de los libertarios en la Legislatura porteña se produce cuando las diferencias entre los representantes de LLA se hacen cada vez más visibles en el Congreso y en un distrito estratégico: la provincia de Buenos Aires. En el Senado bonaerense, el bloque de Carlos Kikuchi, exarquitecto del proyecto presidencial de Milei, defendió a Axel Kicillof frente al recorte de fondos que dispuso Milei. Los detractores de Kikuchi y sus aliados los tildan de “traidores”.

 

................................................................................................

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Una exitosa cantante coreana tuvo que pedir disculpas a sus fans por tener novio

La estrella de K-pop femenino y miembro del grupo musical Aespa Yoo Ji-min, conocida artísticamente como Karina, de 23 años, se sintió obligada a pedir disculpas públicas por mantener una relación sentimental con el actor Lee Jae-Wook, de 25 años. “Sé que muchos de mis seguidores deben estar decepcionados, por lo que […]
error: Content is protected !!