El gemelo del “David” de Miguel Ángel ya es la nueva estrella del parque de esculturas de Resistencia

RESISTENCIA-. En la Galería de la Academia de Florencia, la estatua del David de Miguel Ángel Buonarroti mira hacia la ciudad de Roma; en el Parque Intercultural 2 de Febrero (avenida Ávalos 950), en Resistencia, dirige la mirada hacia el río Negro y, más allá, al Paraná y la ciudad de Corrientes. “¿Con mirada desafiante a los vecinos?”, bromeó uno de los integrantes de la Fundación Urunday, que dirige José Eidman después de la muerte del escultor y gestor cultural Fabriciano Gómez (1944-2021). De este infatigable artista y hacedor cultural había sido la idea de inaugurar en la “ciudad de las esculturas” una réplica fiel y digital del David renacentista, emblema de la virtud y el coraje, del mismo tamaño y con algunas toneladas de peso menos que su pariente italiano. Eidman recordó las palabras de “Fabri”: “Cuando el David esté en Resistencia no habrá necesidad de cruzar el océano para admirarlo”.

El fin de la Edad Occidental, según Martín Caparrós

La obra, hecha a lo largo de cuatro meses por las artistas Gisela Kraisman, Denise Di Federico y María Soto, el artista César Soto y el técnico Adrián Vigil, viajó desde la ciudad de Buenos Aires para ser instalada en el megaparque de la capital chaqueña, de diez hectáreas. El equipo de ingeniería de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) se ocupó de los cálculos de resistencia y emplazamiento, y la escultura realizada con tecnología digital fue sometida a una “prueba de vientos” para medir la resistencia del héroe bíblico en Resistencia.

“Hubo muchos intentos para hacer esta obra antes, pero no se quería tocar el calco del Museo de la Cárcova; ahora, gracias a la tecnología digital pudimos hacer los moldes”, dijo Kraisman a LA NACION. Se usaron técnicas mixtas. “Hicimos un molde del gemelo, impreso en 3D que, con las técnicas tradicionales, nos permitió hacer una copia laminada en resina, fibra y carbonato, que son los materiales que mejor resisten en el exterior, como en las embarcaciones”, graficó. Se le dio al clon una “luz” similar a la del mármol y la del yeso de la estatua original. Por dentro, David tiene una estructura enorme de hierro y un relleno de materiales que generan un “alma” para la copia.

Bajo el estrellado cielo chaqueño y rodeado de esculturas hechas por los “hijos” de Miguel Ángel, David muestra su vigor encima de un plinto blanco. No se ven las “costuras” de la impresión de las partes del cuerpo escultórico, que fue construido de abajo hacia arriba en un taller de Barracas.

Al acto de inauguración, ayer al atardecer, asistieron el gobernador de Chaco, Leandro Zdero; la vicegobernadora, Silvana Schneider; el presidente del Instituto de Cultura del Chaco, Mario Zorrilla; el expresidente de ese organismo, Marcelo Gustin; la escultora e integrante de la comisión fundadora de la Fundación Urunday Mimo Eidman; las escultoras Paulina Webb y Ana María Medina, los escultores Oscar De Bueno y Darío Klehr, director del Museo Perlotti de Esculturas porteño; la nueva directora del Museo de la Cárcova, Luciana Delfabro, artesanos, trabajadores y familias de vecinos con los omnipresentes perritos chaqueños. “Las esculturas son el alma de nuestra ciudad”, dijo el gobernador.

Se esperaba la presencia de la vicepresidenta Victoria Villarruel. Tanto a ella como al presidente Javier Milei se los espera en la XIII Bienal Internacional de Escultura, que se hará entre el 13 y el 21 de julio. Hasta ahora, ningún Presidente visitó este evento organizado por la Fundación Urunday y el gobierno de la provincia de Chaco.

Anoche, al estilo de un strip-tease estético-robótico, en el predio del Museum una gigantesca grúa quitó el velo que recubría la escultura los días anteriores. Tras las palabras del poeta Marcelo Nieto sobre el “David subtropical”, y al compás de la música de Alejandro Acosta, acompañada por un movimiento de luces tenues, se pudo ver la monumental escultura. El Coro Polifónico de Resistencia interpretó “Gloria”, de Antonio Vivaldi. Previamente, se había proyectado un video donde se pudo ver el proceso técnico que demandó el calco del David, registrada como la obra de arte número 668 que se emplaza en el suelo de la capital chaqueña.

Para la Bienal, este año se recibieron postulaciones de 157 escultores de 55 países. Diez artistas internacionales viajarán a Resistencia para realizar in situ y a cielo abierto obras que competirán en el certamen. “La Bienal es un hito internacional del arte”, afirmó la historiadora e investigadora María del Carmen Magaz, invitada al acto.

En simultáneo, se realizará el Encuentro de Escultores, con invitados argentinos y latinoamericanos. De la novena edición del Premio Desafío participarán estudiantes avanzados de escuelas de arte del país. “Tenemos un gran amor por la labor de la Fundación Urunday -dijo Webb a LA NACION-. Cambiaron el paradigma del arte público gracias a la Bienal”.

En Resistencia, las esculturas no son vandalizadas por los vecinos, que toman mate y conversan al lado de obras de obras de Jorge Gamarra, Elizabeth Juan, Hernán Dompé o María Juana Heras Velasco (que será homenajeada a cien años de su nacimiento durante la bienal); también corren entre ellas por el boulevard de la avenida Sarmiento. Las obras son testigos mudas de partidos de voley o básquet cuando refresca.

En las diferentes etapas, trabajaron decenas de personas para poner de pie al David. “A través de mecenas, conseguimos un montón de materiales para realizar las obras -contó José Eidman a este diario-. La obra tiene unos anclajes que la van a mantener a salvo y contempla varias etapas. Queremos desarrollar unas terrazas para que se la pueda ver desde arriba. Nuestra comunidad convive con obras de arte en el espacio público, hechas por grandes maestros contemporáneos de la escultura. Fabriciano soñaba con enclavar esta obra maestra en su ciudad”. El símbolo universal de la escultura clásica cohabita con trabajos hechos en granito, maderas nativas, chapa y cemento, distribuidos en “nodos” en la armónica trama urbana. En un contexto complejo como el actual, la sociedad civil de Resistencia, en su amor por el arte y la escultura, representa a su modo el papel de David.

Rumbo a la Bienal

Los artistas seleccionados para participar de la Bienal 2024 son Luis Bernardi (Argentina), Alejandro Mardones Guillén (Chile), Carlos Iglesias (España), Billy Lee (Estados Unidos), Butrint Morina (Kosovo), Solveiga Vasiljeva (Letonia), Anna Korver (Nueva Zelanda), Percy Raúl Zorrilla Soto (Perú), Bogdam Adrian Lefter (Rumanía) y Emrah Önal (Turquía). El comité de selección analizó los proyectos de los 157 postulantes de acuerdo a la propuesta y la trayectoria de los artistas. Las obras producidas durante la Bienal serán incorporadas al patrimonio resitenciano.

Para esta edición, la Fundación Urunday convocó como jurado a tres importantes escultores: Piotr Twardowski (Polonia), Carlos Monge (México) y Ramón Morales Rossi (Venezuela), todos concursantes de ediciones anteriores. Asimismo, se han seleccionado a consagrados artistas del país y América Latina para el encuentro de escultores invitados que trabajarán con una variedad de técnicas y materiales. Los convocados son el mexicano Carlos Monge y los argentinos Juan Pezzani (Buenos Aires), Milagro Tejerina (Jujuy), Camilo Guinot, Alejandro Arce, Hernán Lira (Buenos Aires) y Alejandro Pérez, de la provincia anfitriona.

Durante la Bienal, que fue reconocida por la Academia Nacional de Bellas Artes y el Fondo Nacional de las Artes, se desarrollarán además encuentros de investigadores y especialistas en arte y patrimonio.

RESISTENCIA-. En la Galería de la Academia de Florencia, la estatua del David de Miguel Ángel Buonarroti mira hacia la ciudad de Roma; en el Parque Intercultural 2 de Febrero (avenida Ávalos 950), en Resistencia, dirige la mirada hacia el río Negro y, más allá, al Paraná y la ciudad de Corrientes. “¿Con mirada desafiante a los vecinos?”, bromeó uno de los integrantes de la Fundación Urunday, que dirige José Eidman después de la muerte del escultor y gestor cultural Fabriciano Gómez (1944-2021). De este infatigable artista y hacedor cultural había sido la idea de inaugurar en la “ciudad de las esculturas” una réplica fiel y digital del David renacentista, emblema de la virtud y el coraje, del mismo tamaño y con algunas toneladas de peso menos que su pariente italiano. Eidman recordó las palabras de “Fabri”: “Cuando el David esté en Resistencia no habrá necesidad de cruzar el océano para admirarlo”.

El fin de la Edad Occidental, según Martín Caparrós

La obra, hecha a lo largo de cuatro meses por las artistas Gisela Kraisman, Denise Di Federico y María Soto, el artista César Soto y el técnico Adrián Vigil, viajó desde la ciudad de Buenos Aires para ser instalada en el megaparque de la capital chaqueña, de diez hectáreas. El equipo de ingeniería de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) se ocupó de los cálculos de resistencia y emplazamiento, y la escultura realizada con tecnología digital fue sometida a una “prueba de vientos” para medir la resistencia del héroe bíblico en Resistencia.

“Hubo muchos intentos para hacer esta obra antes, pero no se quería tocar el calco del Museo de la Cárcova; ahora, gracias a la tecnología digital pudimos hacer los moldes”, dijo Kraisman a LA NACION. Se usaron técnicas mixtas. “Hicimos un molde del gemelo, impreso en 3D que, con las técnicas tradicionales, nos permitió hacer una copia laminada en resina, fibra y carbonato, que son los materiales que mejor resisten en el exterior, como en las embarcaciones”, graficó. Se le dio al clon una “luz” similar a la del mármol y la del yeso de la estatua original. Por dentro, David tiene una estructura enorme de hierro y un relleno de materiales que generan un “alma” para la copia.

Bajo el estrellado cielo chaqueño y rodeado de esculturas hechas por los “hijos” de Miguel Ángel, David muestra su vigor encima de un plinto blanco. No se ven las “costuras” de la impresión de las partes del cuerpo escultórico, que fue construido de abajo hacia arriba en un taller de Barracas.

Al acto de inauguración, ayer al atardecer, asistieron el gobernador de Chaco, Leandro Zdero; la vicegobernadora, Silvana Schneider; el presidente del Instituto de Cultura del Chaco, Mario Zorrilla; el expresidente de ese organismo, Marcelo Gustin; la escultora e integrante de la comisión fundadora de la Fundación Urunday Mimo Eidman; las escultoras Paulina Webb y Ana María Medina, los escultores Oscar De Bueno y Darío Klehr, director del Museo Perlotti de Esculturas porteño; la nueva directora del Museo de la Cárcova, Luciana Delfabro, artesanos, trabajadores y familias de vecinos con los omnipresentes perritos chaqueños. “Las esculturas son el alma de nuestra ciudad”, dijo el gobernador.

Se esperaba la presencia de la vicepresidenta Victoria Villarruel. Tanto a ella como al presidente Javier Milei se los espera en la XIII Bienal Internacional de Escultura, que se hará entre el 13 y el 21 de julio. Hasta ahora, ningún Presidente visitó este evento organizado por la Fundación Urunday y el gobierno de la provincia de Chaco.

Anoche, al estilo de un strip-tease estético-robótico, en el predio del Museum una gigantesca grúa quitó el velo que recubría la escultura los días anteriores. Tras las palabras del poeta Marcelo Nieto sobre el “David subtropical”, y al compás de la música de Alejandro Acosta, acompañada por un movimiento de luces tenues, se pudo ver la monumental escultura. El Coro Polifónico de Resistencia interpretó “Gloria”, de Antonio Vivaldi. Previamente, se había proyectado un video donde se pudo ver el proceso técnico que demandó el calco del David, registrada como la obra de arte número 668 que se emplaza en el suelo de la capital chaqueña.

Para la Bienal, este año se recibieron postulaciones de 157 escultores de 55 países. Diez artistas internacionales viajarán a Resistencia para realizar in situ y a cielo abierto obras que competirán en el certamen. “La Bienal es un hito internacional del arte”, afirmó la historiadora e investigadora María del Carmen Magaz, invitada al acto.

En simultáneo, se realizará el Encuentro de Escultores, con invitados argentinos y latinoamericanos. De la novena edición del Premio Desafío participarán estudiantes avanzados de escuelas de arte del país. “Tenemos un gran amor por la labor de la Fundación Urunday -dijo Webb a LA NACION-. Cambiaron el paradigma del arte público gracias a la Bienal”.

En Resistencia, las esculturas no son vandalizadas por los vecinos, que toman mate y conversan al lado de obras de obras de Jorge Gamarra, Elizabeth Juan, Hernán Dompé o María Juana Heras Velasco (que será homenajeada a cien años de su nacimiento durante la bienal); también corren entre ellas por el boulevard de la avenida Sarmiento. Las obras son testigos mudas de partidos de voley o básquet cuando refresca.

En las diferentes etapas, trabajaron decenas de personas para poner de pie al David. “A través de mecenas, conseguimos un montón de materiales para realizar las obras -contó José Eidman a este diario-. La obra tiene unos anclajes que la van a mantener a salvo y contempla varias etapas. Queremos desarrollar unas terrazas para que se la pueda ver desde arriba. Nuestra comunidad convive con obras de arte en el espacio público, hechas por grandes maestros contemporáneos de la escultura. Fabriciano soñaba con enclavar esta obra maestra en su ciudad”. El símbolo universal de la escultura clásica cohabita con trabajos hechos en granito, maderas nativas, chapa y cemento, distribuidos en “nodos” en la armónica trama urbana. En un contexto complejo como el actual, la sociedad civil de Resistencia, en su amor por el arte y la escultura, representa a su modo el papel de David.

Rumbo a la Bienal

Los artistas seleccionados para participar de la Bienal 2024 son Luis Bernardi (Argentina), Alejandro Mardones Guillén (Chile), Carlos Iglesias (España), Billy Lee (Estados Unidos), Butrint Morina (Kosovo), Solveiga Vasiljeva (Letonia), Anna Korver (Nueva Zelanda), Percy Raúl Zorrilla Soto (Perú), Bogdam Adrian Lefter (Rumanía) y Emrah Önal (Turquía). El comité de selección analizó los proyectos de los 157 postulantes de acuerdo a la propuesta y la trayectoria de los artistas. Las obras producidas durante la Bienal serán incorporadas al patrimonio resitenciano.

Para esta edición, la Fundación Urunday convocó como jurado a tres importantes escultores: Piotr Twardowski (Polonia), Carlos Monge (México) y Ramón Morales Rossi (Venezuela), todos concursantes de ediciones anteriores. Asimismo, se han seleccionado a consagrados artistas del país y América Latina para el encuentro de escultores invitados que trabajarán con una variedad de técnicas y materiales. Los convocados son el mexicano Carlos Monge y los argentinos Juan Pezzani (Buenos Aires), Milagro Tejerina (Jujuy), Camilo Guinot, Alejandro Arce, Hernán Lira (Buenos Aires) y Alejandro Pérez, de la provincia anfitriona.

Durante la Bienal, que fue reconocida por la Academia Nacional de Bellas Artes y el Fondo Nacional de las Artes, se desarrollarán además encuentros de investigadores y especialistas en arte y patrimonio.

 

................................................................................................

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Roberto Cazenave, un histórico de los Pumas: aquellos botines nuevos y lo que significó ser parte del equipo del 65

Faltaba un día para el debut en la legendaria gira por Sudáfrica en 1965, la que significó el bautismo de los Pumas. Los jugadores del seleccionado argentino se aprestaban a entrenarse en el Police Grounds de Salisbury, escenario del partido ante Rodesia. Roberto Cazenave, fullback y pateador del equipo, ingresó en el […]
error: Content is protected !!