¿Discursos ideologizados en las aulas?: qué dicen los expertos sobre las palabras de Milei en el Colegio Cardenal Copello

Javier Milei dio hoy su discurso de bienvenida al ciclo lectivo 2024. El libertario decidió visitar la escuela de la cual egresó, el Colegio Cardenal Copello, en Villa Devoto, Muchos se sorprendieron al escuchar cómo el Presidente criticaba contra lo que llama “socialismo” y contra las personas a las que adjetiva como “zurdos”, y se preguntaron si correspondía que un mandatario se expresara de ese modo en un auditorio repleto de estudiantes.

Los especialistas en educación consultados por LA NACIÓN advierten que es debatible si la forma de plantear las ideas fue la más acertada para el entorno en el que Milei se encontraba, aunque a su vez reconocen que esa es su manera genuina de expresarse, con la que algunos comulgarán, y otros no. Por otra parte, analizaron que el discurso del Presidente, si bien tuvo argumentos válidos sobre la educación durante las administraciones kirchneristas, también terminó imponiendo su discurso y, tal vez, incurrió en el error de hacer lo que estaba criticando.

Un estudiante presente en la sala le consultó al Presidente por qué piensa que La Libertad Avanza tuvo tal impacto en los más jóvenes. Y Milei respondió: “Cuando ustedes miran todo lo que es lo políticamente correcto, es socialista. Hay mucha gente que es socialista sin saberlo, por eso me paré en el Foro de Davos y les dije a todos que son unos ‘zurditos’. Por eso, la rebelión natural debía ser liberal, estábamos tan contaminados de socialismo, teníamos tanto rojo encima que lo natural era la revolución liberal. Además, los jóvenes llevan menos tiempo expuestos al mecanismo de lavado de cerebro de la educación pública, ya sea de gestión estatal o privada”.

Mariano Narodowski, académico, docente de la Universidad Torcuato Di Tella, investigador y ministro de Educación porteño entre 2007 y 2009, analiza que el Presidente respondió a una respuesta “con honestidad”: “Si lo hizo de manera impropia para la situación, es discutible”, argumenta el especialista.

Lo que no se vio del acto de Javier Milei en el colegio Cardenal Copello: las razones de los desmayos y los recuerdos de José María Listorti

Este tipo de discurso con una alta carga ideologizada ante espectadores estudiantiles ya se había registrado en otras administraciones. Así, por ejemplo, el viernes pasado el gobernador bonaerense Axel Kicillof inauguró el ciclo lectivo en el Jardín de Infantes N°949 de Florencio Varela, y apuntó directamente contra el gobierno nacional en un fuerte discurso: “El presidente Milei hizo lo imposible para que no empiecen las clases. Hoy empezamos, a pesar de que se borren, de que deserten y que nos dejen sin salarios. Empezamos y vamos a seguir trabajando porque a la educación pública no se la ataca. Se la defiende”. En tanto, en el acto por el inicio del año escolar en 2011, la por entonces presidenta Cristina Kirchner cuestionó a los que “falsificaron la historia” y recordó a Néstor Kirchner: “Sin él todo esto no hubiese existido. Si él no se hubiera plantado frente a los acreedores internos, menos mal que tampoco escuchó a los agoreros, hubiese sido imposible estar aquí, nada es gratis. Siempre se disociaron las razones de la pobreza y se le echaba la culpa a los políticos, no había proyecto de país. La plata no sale de las baldosas, es por este proyecto. Los chicos van a poner valor a los frutos de la naturaleza”.

Desde Padres Organizados, la entidad que luchó por la vuelta a clases durante la pandemia de Covid.19, respondieron a LA NACION que no suelen estar de acuerdo con que en el ámbito escolar ocurran situaciones de ese tipo. “No es que haya temas que deban prohibirse, pero los adultos en general, y las autoridades políticas en particular, deberían considerar con mucho respeto el abordaje de conversaciones como las que se plantearon en el Colegio Copello. Hay una situación clara de desigualdad en cuanto a la jerarquía de quien habla y los alumnos y, por esa razón, es responsable de promover el diálogo y no imponer una visión cerrada de los temas que surgen en la conversación”, sugiere María José Navajas, una de las representantes de la organización.

Por su parte, Guillermina Tiramonti, politóloga e investigadora del Área de Educación de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), describe que toda sociedad establece los contenidos que desea y que piensa que tienen que aprender las generaciones futuras a través de especialistas y órganos como el Consejo Federal de Educación, donde se transmiten valores que mantienen la cohesión social.

“Yo creo que el que está contaminado de una ideología dogmática es el Presidente, y está utilizando a una escuela y al sistema educativo para dar su discurso dogmático. Creo que él hizo lo que critica en su discurso”, reflexiona Tiramonti.

¿Adoctrinamiento?

El discurso ideologizado en las aulas cobró particular relevancia por hechos, para algunos aislados, para otros no, de docentes, directores u organizaciones que imponían una lectura política de los contenidos en las escuelas durante los gobiernos kirchneristas. Tal vez, el hecho más resonante se dio en agosto de 2021, cuando una docente de la Escuela Secundaria Técnica Nº2 “María Eva Duarte”, de Ciudad Evita, partido de La Matanza, les gritó a los alumnos: “Gracias a Dios [Mauricio] Macri perdió las elecciones”.

Sobre ello, Narodowski indica que el adoctrinamiento es una práctica en la cual no se permiten otros contenidos que los del Estado y se persigue a los que presentan otros materiales de estudio. “Eso en la Argentina no ocurre hace muchos años. En algunas provincias hay diseños curriculares con algunos aspectos que podrían considerarse adoctrinamiento, en especial con el análisis de la historia, pero el sistema educativo que está gobernado por el Estado no necesariamente sigue las órdenes del Estado. Hay una situación mucho más desordenada, por lo que adoctrinamiento no hay. Sí, hay bajadas de línea como el caso de la maestra de La Matanza o casos por el estilo, pero no hay un control total de lo que sucede o se enseña”, analiza.

Sobre los contenidos, dice Narodowski, que es cierto que a nivel nacional hay núcleos de aprendizaje prioritarios que marcan una visión determinada de, por ejemplo, la historia. A su vez, indica que durante el kirchnerismo también florecieron muchos programas de capacitación docente que seguían una línea política. “Pero no sé cuánto repercuten esos programas en las aulas. De hecho, los jóvenes que votaron a Milei fueron a la escuela durante el kirchnerismo, por lo que en todo caso no hubo un lavado de cerebro o les salió al revés. Por eso, creo que el comentario del Presidente es parcialmente cierto, porque existen algunas cuestiones que él describe, pero existe eso mezclado con otras cosas”, argumenta.

Javier Milei dio hoy su discurso de bienvenida al ciclo lectivo 2024. El libertario decidió visitar la escuela de la cual egresó, el Colegio Cardenal Copello, en Villa Devoto, Muchos se sorprendieron al escuchar cómo el Presidente criticaba contra lo que llama “socialismo” y contra las personas a las que adjetiva como “zurdos”, y se preguntaron si correspondía que un mandatario se expresara de ese modo en un auditorio repleto de estudiantes.

Los especialistas en educación consultados por LA NACIÓN advierten que es debatible si la forma de plantear las ideas fue la más acertada para el entorno en el que Milei se encontraba, aunque a su vez reconocen que esa es su manera genuina de expresarse, con la que algunos comulgarán, y otros no. Por otra parte, analizaron que el discurso del Presidente, si bien tuvo argumentos válidos sobre la educación durante las administraciones kirchneristas, también terminó imponiendo su discurso y, tal vez, incurrió en el error de hacer lo que estaba criticando.

Un estudiante presente en la sala le consultó al Presidente por qué piensa que La Libertad Avanza tuvo tal impacto en los más jóvenes. Y Milei respondió: “Cuando ustedes miran todo lo que es lo políticamente correcto, es socialista. Hay mucha gente que es socialista sin saberlo, por eso me paré en el Foro de Davos y les dije a todos que son unos ‘zurditos’. Por eso, la rebelión natural debía ser liberal, estábamos tan contaminados de socialismo, teníamos tanto rojo encima que lo natural era la revolución liberal. Además, los jóvenes llevan menos tiempo expuestos al mecanismo de lavado de cerebro de la educación pública, ya sea de gestión estatal o privada”.

Mariano Narodowski, académico, docente de la Universidad Torcuato Di Tella, investigador y ministro de Educación porteño entre 2007 y 2009, analiza que el Presidente respondió a una respuesta “con honestidad”: “Si lo hizo de manera impropia para la situación, es discutible”, argumenta el especialista.

Lo que no se vio del acto de Javier Milei en el colegio Cardenal Copello: las razones de los desmayos y los recuerdos de José María Listorti

Este tipo de discurso con una alta carga ideologizada ante espectadores estudiantiles ya se había registrado en otras administraciones. Así, por ejemplo, el viernes pasado el gobernador bonaerense Axel Kicillof inauguró el ciclo lectivo en el Jardín de Infantes N°949 de Florencio Varela, y apuntó directamente contra el gobierno nacional en un fuerte discurso: “El presidente Milei hizo lo imposible para que no empiecen las clases. Hoy empezamos, a pesar de que se borren, de que deserten y que nos dejen sin salarios. Empezamos y vamos a seguir trabajando porque a la educación pública no se la ataca. Se la defiende”. En tanto, en el acto por el inicio del año escolar en 2011, la por entonces presidenta Cristina Kirchner cuestionó a los que “falsificaron la historia” y recordó a Néstor Kirchner: “Sin él todo esto no hubiese existido. Si él no se hubiera plantado frente a los acreedores internos, menos mal que tampoco escuchó a los agoreros, hubiese sido imposible estar aquí, nada es gratis. Siempre se disociaron las razones de la pobreza y se le echaba la culpa a los políticos, no había proyecto de país. La plata no sale de las baldosas, es por este proyecto. Los chicos van a poner valor a los frutos de la naturaleza”.

Desde Padres Organizados, la entidad que luchó por la vuelta a clases durante la pandemia de Covid.19, respondieron a LA NACION que no suelen estar de acuerdo con que en el ámbito escolar ocurran situaciones de ese tipo. “No es que haya temas que deban prohibirse, pero los adultos en general, y las autoridades políticas en particular, deberían considerar con mucho respeto el abordaje de conversaciones como las que se plantearon en el Colegio Copello. Hay una situación clara de desigualdad en cuanto a la jerarquía de quien habla y los alumnos y, por esa razón, es responsable de promover el diálogo y no imponer una visión cerrada de los temas que surgen en la conversación”, sugiere María José Navajas, una de las representantes de la organización.

Por su parte, Guillermina Tiramonti, politóloga e investigadora del Área de Educación de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), describe que toda sociedad establece los contenidos que desea y que piensa que tienen que aprender las generaciones futuras a través de especialistas y órganos como el Consejo Federal de Educación, donde se transmiten valores que mantienen la cohesión social.

“Yo creo que el que está contaminado de una ideología dogmática es el Presidente, y está utilizando a una escuela y al sistema educativo para dar su discurso dogmático. Creo que él hizo lo que critica en su discurso”, reflexiona Tiramonti.

¿Adoctrinamiento?

El discurso ideologizado en las aulas cobró particular relevancia por hechos, para algunos aislados, para otros no, de docentes, directores u organizaciones que imponían una lectura política de los contenidos en las escuelas durante los gobiernos kirchneristas. Tal vez, el hecho más resonante se dio en agosto de 2021, cuando una docente de la Escuela Secundaria Técnica Nº2 “María Eva Duarte”, de Ciudad Evita, partido de La Matanza, les gritó a los alumnos: “Gracias a Dios [Mauricio] Macri perdió las elecciones”.

Sobre ello, Narodowski indica que el adoctrinamiento es una práctica en la cual no se permiten otros contenidos que los del Estado y se persigue a los que presentan otros materiales de estudio. “Eso en la Argentina no ocurre hace muchos años. En algunas provincias hay diseños curriculares con algunos aspectos que podrían considerarse adoctrinamiento, en especial con el análisis de la historia, pero el sistema educativo que está gobernado por el Estado no necesariamente sigue las órdenes del Estado. Hay una situación mucho más desordenada, por lo que adoctrinamiento no hay. Sí, hay bajadas de línea como el caso de la maestra de La Matanza o casos por el estilo, pero no hay un control total de lo que sucede o se enseña”, analiza.

Sobre los contenidos, dice Narodowski, que es cierto que a nivel nacional hay núcleos de aprendizaje prioritarios que marcan una visión determinada de, por ejemplo, la historia. A su vez, indica que durante el kirchnerismo también florecieron muchos programas de capacitación docente que seguían una línea política. “Pero no sé cuánto repercuten esos programas en las aulas. De hecho, los jóvenes que votaron a Milei fueron a la escuela durante el kirchnerismo, por lo que en todo caso no hubo un lavado de cerebro o les salió al revés. Por eso, creo que el comentario del Presidente es parcialmente cierto, porque existen algunas cuestiones que él describe, pero existe eso mezclado con otras cosas”, argumenta.

 

................................................................................................

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

La antesala de la cumbre. Los gobernadores quieren reponer los fondos cortados y la Casa Rosada le anticipa los límites

CÓRDOBA.- La dinámica para la cumbre de gobernadores del viernes a las 15 cambió con el paso de las horas. La Casa Rosada terminó por enviar la invitación a todos los mandatarios provinciales. Irán los que puedan. “Temario no hay”, coinciden los consultados por LA NACION y aunque aseguran que lo primero […]
error: Content is protected !!