Último tren a Londres, ahorrar dinero y otras ventajas de viajar de noche: “La experiencia es mucho más relajada”

Medianoche en Escocia. Estamos frente al andén 11 de la estación central de Waverley cuando toca el silbato del tren para empezar el viaje. Vamos desde Edimburgo a Londres en un convoy nocturno, una experiencia pensada para ahorrar tiempo y dinero en el Reino Unido.

Viajar en tren tiene múltiples ventajas respecto al viaje en avión, medio de transporte por el que llegamos a Escocia. La más atractiva es ineludible, es la manera más directa y demanda menos horas de anticipación para embarcar. El tren sale a las veintitrés treinta y podemos arribar media hora antes a la estación de tren situada en pleno centro de la ciudad de Edimburgo.

En cambio, para ir al aeropuerto que está en las afueras, a 15 kilómetros de la ciudad donde el viajero suele alijarse, requiere mínimo media hora de viaje. Y el check in también toma su tiempo: es necesario estar una hora y media antes que el vuelo. En total, son dos horas antes para prepararse a un vuelo que tarda luego solo una hora para unir ambas capitales. Al llegar a destino, el aeropuerto central de Heathrow está a 23 kilómetros de la capital, hay que elegir otro medio de transporte para llegar al hotel. El tren, sin embargo, nos dejará en la estación Euston, en pleno centro de Londres.

Unir punto a punto con menos transbordos es una ventaja cuando de acarrear valijas se trata, y más aún si se ha decidido recorrer Reino Unido. Menos traslado, y menos logística, suman relax al viaje.

El tiempo es oro: los precios

En este viaje no sólo vamos con mochilas pesadas. También buscamos ahorrar tiempo para llegar a la capital de Inglaterra: viajar de noche, entre capitales, es la manera más fácil de ganar horas de traslado y de descanso. El tren tiene camarotes y coches camas, con baño incluido, que permite llegar descansado e higienizado a destinado.

Este servicio con un camarote con una litera – tipo cucheta- y una ducha para descansar cuesta 180 libras y permite también tomar un baño para refrescarse antes de llegar. Hay además otro servicios de literas sin baño privado por 130 libras.

Pero si se trata de ahorrar el viajero low cost puede optar por comprar un billete en un asiento regular a sólo 50 libras que aún es más amplio que una butaca de avión. Y podrá moverse durante el viaje hacia el vagón comedor a tomar un desayuno antes que salga el sol.

Los vagones están limpios en el Caledonian Sleeper, el tren nocturno más nuevo que conecta al Reino Unido con un servicio que pretende ser innovador. Los camarotes son pequeños: pero están provistos de cuchetas, con almohadas, ropa de cama y toallas. El baño es privado en este servicio.

En los asientos de butacas del vagón más barato –donde finalmente viajamos para ahorrar dinero ya que el precio es casi idéntico a un boleto de avión- el baño es compartido. Amplio y limpio cuando sale el tren, aunque a nadie le costará imaginar que se irá ensuciando con el correr de las horas.

A las 23:30 la máquina sale a toda velocidad y hace tan sólo dos paradas antes de llegar a Londres, a las 5 de la mañana. Apenas hay tiempo para ver el amanecer desde las vías antes de descender en Euston. La formación es estable, el viajero apenas percibe que se mueve pese a que es un tren de alta velocidad.

Rutas a la luz de la luna

Esta no es la única ruta que se puede tomar para viajar de noche: también se pueden visitar las principales ciudades de Escocia desde Londres, o viajar a las tierras altas. Los viajes en tren en el Reino Unido no son nuevos: comenzaron en 1873 cuando North Britsh Railways introdujo un viaje nocturno que salía desde Glasgow, pasaba por Edimburgo y llegaba a Londres. La empresa Caledonian Sleeper retomó este legado con 16 formaciones que une capitales, ciudades y regiones como Aberdeen, Fort William, Glasgow, Inverness y Londres.

Los escoceses aman el servicio de tren nocturno, dada la practicidad que supone partir y llegar al centro de una capital y dormir en el trayecto: “He viajado muchas veces este año para visitar a la familia y lo vuelvo a elegir”, sostiene Jan Gray, que viaja en camarote privado para llegar con una ducha antes de descender del tren a Londres. La mujer elige este medio de transporte dado que resulta menos estresante que un aeropuerto: aquí no hay que hacer aduanas, ni correr para encontrar las valijas en el descenso. “La experiencia es mucho más relajada. Uno puede dormir bien, bañarse, es ideal”, sostiene Jan mientras desayuna en el salón comedor mientras las primeras luces del día alumbran a la capital de Inglaterra.

Stephen Asla eligió los asientos por ser mucho más amplios que los de un avión, al mismo precio. Su destino final es Oxford y viajar de noche permitirá no sólo ahorrar una noche de hotel, también llegar a primera hora de la mañana a la ciudad universitaria.

“El tren es más cómodo porque sale desde el centro mismo de Edimburgo y llega a la estación super central de Euston. Cuando uno viaja con valijas es importante hacer pocos trasbordos”, explica el hombre que se desplaza solo por transporte público en el Reino Unido.

“Lo recomiendo, es una buena opción. He viajado varias veces y voy a volver a hacerlo en época de las fiestas de fin de año”, sostiene Jan antes de llegar.

“Este tren es lo más nuevo. Lo vamos a tomar a fin de año para ir desde Edimburgo a Londres a pasar Navidad”, sostiene María Harpes que viaja con dos niños de 10 y 12 años. Para los niños el tren es ideal: se puede caminar entre los vagones, trasladarse al vagón comedor o dormir de corrido. Diferentes viajes, todos mientras corre la noche, en un ambiente tranquilo para llegar descansado al destino final. Para los viajeros de Europa el tren tiene un atractivo adicional: deja menos huella de carbono que el avión. Es un viaje verde. Una ventaja adicional.

Finalmente la formación arriba a Londres. El desembarco es simple, sin aduanas, sin cintas para retirar valijas. Sólo descender del vagón, con el equipaje en mano, para comenzar el día en el corazón de la capital.

Medianoche en Escocia. Estamos frente al andén 11 de la estación central de Waverley cuando toca el silbato del tren para empezar el viaje. Vamos desde Edimburgo a Londres en un convoy nocturno, una experiencia pensada para ahorrar tiempo y dinero en el Reino Unido.

Viajar en tren tiene múltiples ventajas respecto al viaje en avión, medio de transporte por el que llegamos a Escocia. La más atractiva es ineludible, es la manera más directa y demanda menos horas de anticipación para embarcar. El tren sale a las veintitrés treinta y podemos arribar media hora antes a la estación de tren situada en pleno centro de la ciudad de Edimburgo.

En cambio, para ir al aeropuerto que está en las afueras, a 15 kilómetros de la ciudad donde el viajero suele alijarse, requiere mínimo media hora de viaje. Y el check in también toma su tiempo: es necesario estar una hora y media antes que el vuelo. En total, son dos horas antes para prepararse a un vuelo que tarda luego solo una hora para unir ambas capitales. Al llegar a destino, el aeropuerto central de Heathrow está a 23 kilómetros de la capital, hay que elegir otro medio de transporte para llegar al hotel. El tren, sin embargo, nos dejará en la estación Euston, en pleno centro de Londres.

Unir punto a punto con menos transbordos es una ventaja cuando de acarrear valijas se trata, y más aún si se ha decidido recorrer Reino Unido. Menos traslado, y menos logística, suman relax al viaje.

El tiempo es oro: los precios

En este viaje no sólo vamos con mochilas pesadas. También buscamos ahorrar tiempo para llegar a la capital de Inglaterra: viajar de noche, entre capitales, es la manera más fácil de ganar horas de traslado y de descanso. El tren tiene camarotes y coches camas, con baño incluido, que permite llegar descansado e higienizado a destinado.

Este servicio con un camarote con una litera – tipo cucheta- y una ducha para descansar cuesta 180 libras y permite también tomar un baño para refrescarse antes de llegar. Hay además otro servicios de literas sin baño privado por 130 libras.

Pero si se trata de ahorrar el viajero low cost puede optar por comprar un billete en un asiento regular a sólo 50 libras que aún es más amplio que una butaca de avión. Y podrá moverse durante el viaje hacia el vagón comedor a tomar un desayuno antes que salga el sol.

Los vagones están limpios en el Caledonian Sleeper, el tren nocturno más nuevo que conecta al Reino Unido con un servicio que pretende ser innovador. Los camarotes son pequeños: pero están provistos de cuchetas, con almohadas, ropa de cama y toallas. El baño es privado en este servicio.

En los asientos de butacas del vagón más barato –donde finalmente viajamos para ahorrar dinero ya que el precio es casi idéntico a un boleto de avión- el baño es compartido. Amplio y limpio cuando sale el tren, aunque a nadie le costará imaginar que se irá ensuciando con el correr de las horas.

A las 23:30 la máquina sale a toda velocidad y hace tan sólo dos paradas antes de llegar a Londres, a las 5 de la mañana. Apenas hay tiempo para ver el amanecer desde las vías antes de descender en Euston. La formación es estable, el viajero apenas percibe que se mueve pese a que es un tren de alta velocidad.

Rutas a la luz de la luna

Esta no es la única ruta que se puede tomar para viajar de noche: también se pueden visitar las principales ciudades de Escocia desde Londres, o viajar a las tierras altas. Los viajes en tren en el Reino Unido no son nuevos: comenzaron en 1873 cuando North Britsh Railways introdujo un viaje nocturno que salía desde Glasgow, pasaba por Edimburgo y llegaba a Londres. La empresa Caledonian Sleeper retomó este legado con 16 formaciones que une capitales, ciudades y regiones como Aberdeen, Fort William, Glasgow, Inverness y Londres.

Los escoceses aman el servicio de tren nocturno, dada la practicidad que supone partir y llegar al centro de una capital y dormir en el trayecto: “He viajado muchas veces este año para visitar a la familia y lo vuelvo a elegir”, sostiene Jan Gray, que viaja en camarote privado para llegar con una ducha antes de descender del tren a Londres. La mujer elige este medio de transporte dado que resulta menos estresante que un aeropuerto: aquí no hay que hacer aduanas, ni correr para encontrar las valijas en el descenso. “La experiencia es mucho más relajada. Uno puede dormir bien, bañarse, es ideal”, sostiene Jan mientras desayuna en el salón comedor mientras las primeras luces del día alumbran a la capital de Inglaterra.

Stephen Asla eligió los asientos por ser mucho más amplios que los de un avión, al mismo precio. Su destino final es Oxford y viajar de noche permitirá no sólo ahorrar una noche de hotel, también llegar a primera hora de la mañana a la ciudad universitaria.

“El tren es más cómodo porque sale desde el centro mismo de Edimburgo y llega a la estación super central de Euston. Cuando uno viaja con valijas es importante hacer pocos trasbordos”, explica el hombre que se desplaza solo por transporte público en el Reino Unido.

“Lo recomiendo, es una buena opción. He viajado varias veces y voy a volver a hacerlo en época de las fiestas de fin de año”, sostiene Jan antes de llegar.

“Este tren es lo más nuevo. Lo vamos a tomar a fin de año para ir desde Edimburgo a Londres a pasar Navidad”, sostiene María Harpes que viaja con dos niños de 10 y 12 años. Para los niños el tren es ideal: se puede caminar entre los vagones, trasladarse al vagón comedor o dormir de corrido. Diferentes viajes, todos mientras corre la noche, en un ambiente tranquilo para llegar descansado al destino final. Para los viajeros de Europa el tren tiene un atractivo adicional: deja menos huella de carbono que el avión. Es un viaje verde. Una ventaja adicional.

Finalmente la formación arriba a Londres. El desembarco es simple, sin aduanas, sin cintas para retirar valijas. Sólo descender del vagón, con el equipaje en mano, para comenzar el día en el corazón de la capital.

 

................................................................................................

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

El Gobierno eliminó el Fondo de Fortalecimiento de la provincia de Buenos Aires

En el marco de una disputa por fondos coparticipables con Chubut, el Gobierno de Javier Milei eliminó este lunes el Fondo de Fortalecimiento de la provincia de Buenos Aires con el que la administración de Alberto Fernández había buscado compensar en plena pandemia a la provincia en el reparto de la coparticipación […]
error: Content is protected !!