Solo en Off: contactos inesperados con larretistas encienden la interna libertaria en el Congreso

Luego del sonoro freno legislativo a la ley ómnibus, que obligó al oficialismo a barajar y dar de nuevo, las aguas siguen más que agitadas en el Congreso. Mientras el presidente Javier Milei se prepara para su trascendente discurso del 1° de marzo ante la Asamblea Legislativa, y las reuniones privadas entre los distintos actores florecen como hongos, trascendieron en voz baja contactos inesperados entre diputados de La Libertad Avanza e interlocutores de Pro, algunos de ellos cercanos a Horacio Rodríguez Larreta, el exjefe de gobierno porteño que sostiene influencia sobre legisladores de su partido.

Concretamente, desde el bloque que encabeza Oscar Zago miran de reojo hacia un grupo de entre cinco y ocho legisladores propios, entre los que sobresalen Marcela Pagano (LLA-Buenos Aires) y Beltrán Benedit (LLA-Entre Ríos), quienes sostienen una áspera relación con la conducción y contra el presidente de la Cámara baja, Martín Menem, interlocutores directos de la Casa Rosada. “Estamos atentos sólo a los proyectos que pide el Poder Ejecutivo”, contestan los “rebeldes” a la conducción de Zago, claramente molestos con el exmacrista, que a la vez asegura “no tener el poder” para atender sus reclamos.

La oposición insistirá en Diputados con impulsar una nueva fórmula de movilidad jubilatoria

En los últimos días, aseguran fuentes parlamentarias, desde ese grupo de rebeldes habrían intercambiado mensajes con legisladores del mundo larretista que aún integran el bloque macrista en la Cámara baja, y que tampoco tienen buen vínculo con el titular de ese bloque, Cristian Ritondo. Luego del portazo de Carolina Píparo, que de incondicional a Milei desde su propio bloque compartido con José Luis Espert pasó a votar en contra de algunos artículos de la ley ómnibus, en el macrismo se entusiasman con poder atraer a dirigentes como Benedit y Pagano, que sostienen el silencio público pero espaciaron su presencia en las reuniones del bloque.

En el caso de la periodista Pagano, incluso, el presunto enojo con Zago por no haber sido designada como titular de la Comisión de Presupuesto (puesto en el que Milei confirmó a Espert) se tradujo en una carta dirigida al bloque, en la declinaba otro cargo (menor) en la misma comisión. Conocedores de la cocina parlamentaria recordaron que integran el bloque Pro antiguos colaboradores de Rodríguez Larreta, como la bonaerense Silvia Lospennato (fue parte de su mesa chica) o el pampeano Martín Maquieyra, más allá de otros legisladores de trayectoria en el larretismo hoy incluidos en el bloque del también cercano a Larreta, Miguel Pichetto, Hacemos Coalición Federal. Las versiones, por cierto, corren como reguero de pólvora en el edificio de la calle Rivadavia.

Navarro, de la conducción del Evita a la consultoría

El terremoto político que siguió al triunfo electoral de Javier Milei sigue dejando su onda expansiva en todos los espacios políticos. Uno de ellos es el Movimiento Evita, que ya no tendrá en su cúpula a Fernando “Chino” Navarro, exfuncionario del gobierno de Alberto Fernández y durante años número dos del movimiento social y político que encabeza Emilio Pérsico.

“Todos somos un poco responsables de que Milei hubiera llegado al poder, hay que asumirlo. Y hay una forma de hacer política que está agotada”, se lo escuchó decir a Navarro, quien sin dejar de pertenecer como militante dejó días atrás de estar en la primera línea de un movimiento social hoy jaqueado, como todos los demás, por las políticas de Milei y su ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello.

Empresario gastronómico (tiene la concesión de una reconocida marca alimenticia francesa con dos locales) Navarro está armando una consultora con un socio y se dedicará a “estudiar” y “capacitarse”, según le comentó a dirigentes de su espacio, que sostiene una pulseada con Pettovello en el manejo de los planes Potenciar, que en el gobierno de Fernández estaban bajo la órbita de Pérsico.

“Invasión” alemana en busca de inversiones y garantías

Atraídos por el “fenómeno” Milei, que observan con una mezcla de entusiasmo y curiosidad, distintos gobiernos europeos han decidido activar los contactos con la gestión libertaria. Uno de los más entusiastas es Alemania, desde donde llegaron o llegarán nada menos que seis delegaciones políticas, legislativas y empresariales, con el objetivo de sondear inversiones e intercambios con la nueva administración local.

La semana que viene, el embajador en el país, Dieter Lamlé, recibirá a la viceministra de Economía, Franziska Brantner, pieza clave del gobierno del canciller alemán Olaf Scholz, y quizá la más significativa de las figuras del mundo político y empresarial alemán que llegarán a Buenos Aires. Cuentan fuentes diplomáticas bien informadas que Brantner tendrá entre sus prioridades reforzar la inversión alemana en hidrógeno verde, vital en el proyecto de futuro de Alemania en la búsqueda de energías alternativas, y a la vez consultará con funcionarios argentinos sobre la posibilidad real de salir del cepo cambiario, que dificulta a las empresas extranjeras sacar sus dividendos del país y enviarlos a sus casas matrices.

Atriles dispares y banderas cruzadas, un problema para la Cancillería

Más que satisfecha quedó la canciller Diana Mondino luego deencuentro de principios de semana con su par francés, Stéphane Séjourné. Con los buenos oficios del joven embajador argentino en París, Ian Sielecki, el alto funcionario de Emanuel Macron transmitió en el Palacio San Martín la disposición por ampliar la amistad y la cooperación que une a ambos países, aunque la resistencia francesa a apoyar el acuerdo de la UE con el Mercosur complica la posibilidad de un acuerdo entre ambos bloques en el corto plazo.

La sintonía política, que se extendió a temas como el apoyo a Ucrania en su conflicto con Rusia, contrastó con la declaración conjunta que ambos cancilleres dieron en la Cancillería, una conferencia transmitida vía redes sociales que tuvo graves problemas de sonido y al menos tres curiosidades: los atriles de ambos cancilleres tenían medidas diferentes (el del francés era notoriamente más alto), la cámara se movía más de lo debido, y las banderas a sus espaldas no estaban cruzadas, como es de rigor según las antiguas y estrictas reglas de la diplomacia. “Errores de principiante”, criticaron antiguos y actuales concurrentes al Palacio San Martín, con altas dosis de ironía.

La venganza contra los impuros y la tesis del “caos constructivo”

Un exmargarito se anota para la sucesión de Knoblovits en la DAIA

Luego de dos períodos consecutivos en el cargo, el presidente de la DAIA, Jorge Knoblovits, dejará a fines de año la conducción de la representación política de la comunidad judía en el país. A falta de seis o siete meses para los comicios, la carrera por la sucesión del codiciado cargo ya se lanzó, y el primero en hacerlo público fue el abogado Raúl Woscoff, expresidente de la filial de DAIA en Bahía Blanca y con un extenso pasado en la política nacional, primero como funcionario en representación de la UCR y luego ligado al GEN de Margarita Stolbizer.

“Hay que dialogar con el Gobierno, pero también con la oposición”, asegura Woscoff, exconcejal de su partido local, Integración Ciudadana, que supo apoyar la proyección nacional de Stolbizer, hoy diputada nacional en el bloque Hacemos Coalición Federal. “No va a ser el único candidato, hay varios que están esperando a marzo para lanzarse”, aseguran desde la DAIA, que tuvo una difícil relación con el kirchnerismo y recientemente criticó la disolución del Inadi, anunciada por el gobierno de Milei.

Luego del sonoro freno legislativo a la ley ómnibus, que obligó al oficialismo a barajar y dar de nuevo, las aguas siguen más que agitadas en el Congreso. Mientras el presidente Javier Milei se prepara para su trascendente discurso del 1° de marzo ante la Asamblea Legislativa, y las reuniones privadas entre los distintos actores florecen como hongos, trascendieron en voz baja contactos inesperados entre diputados de La Libertad Avanza e interlocutores de Pro, algunos de ellos cercanos a Horacio Rodríguez Larreta, el exjefe de gobierno porteño que sostiene influencia sobre legisladores de su partido.

Concretamente, desde el bloque que encabeza Oscar Zago miran de reojo hacia un grupo de entre cinco y ocho legisladores propios, entre los que sobresalen Marcela Pagano (LLA-Buenos Aires) y Beltrán Benedit (LLA-Entre Ríos), quienes sostienen una áspera relación con la conducción y contra el presidente de la Cámara baja, Martín Menem, interlocutores directos de la Casa Rosada. “Estamos atentos sólo a los proyectos que pide el Poder Ejecutivo”, contestan los “rebeldes” a la conducción de Zago, claramente molestos con el exmacrista, que a la vez asegura “no tener el poder” para atender sus reclamos.

La oposición insistirá en Diputados con impulsar una nueva fórmula de movilidad jubilatoria

En los últimos días, aseguran fuentes parlamentarias, desde ese grupo de rebeldes habrían intercambiado mensajes con legisladores del mundo larretista que aún integran el bloque macrista en la Cámara baja, y que tampoco tienen buen vínculo con el titular de ese bloque, Cristian Ritondo. Luego del portazo de Carolina Píparo, que de incondicional a Milei desde su propio bloque compartido con José Luis Espert pasó a votar en contra de algunos artículos de la ley ómnibus, en el macrismo se entusiasman con poder atraer a dirigentes como Benedit y Pagano, que sostienen el silencio público pero espaciaron su presencia en las reuniones del bloque.

En el caso de la periodista Pagano, incluso, el presunto enojo con Zago por no haber sido designada como titular de la Comisión de Presupuesto (puesto en el que Milei confirmó a Espert) se tradujo en una carta dirigida al bloque, en la declinaba otro cargo (menor) en la misma comisión. Conocedores de la cocina parlamentaria recordaron que integran el bloque Pro antiguos colaboradores de Rodríguez Larreta, como la bonaerense Silvia Lospennato (fue parte de su mesa chica) o el pampeano Martín Maquieyra, más allá de otros legisladores de trayectoria en el larretismo hoy incluidos en el bloque del también cercano a Larreta, Miguel Pichetto, Hacemos Coalición Federal. Las versiones, por cierto, corren como reguero de pólvora en el edificio de la calle Rivadavia.

Navarro, de la conducción del Evita a la consultoría

El terremoto político que siguió al triunfo electoral de Javier Milei sigue dejando su onda expansiva en todos los espacios políticos. Uno de ellos es el Movimiento Evita, que ya no tendrá en su cúpula a Fernando “Chino” Navarro, exfuncionario del gobierno de Alberto Fernández y durante años número dos del movimiento social y político que encabeza Emilio Pérsico.

“Todos somos un poco responsables de que Milei hubiera llegado al poder, hay que asumirlo. Y hay una forma de hacer política que está agotada”, se lo escuchó decir a Navarro, quien sin dejar de pertenecer como militante dejó días atrás de estar en la primera línea de un movimiento social hoy jaqueado, como todos los demás, por las políticas de Milei y su ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello.

Empresario gastronómico (tiene la concesión de una reconocida marca alimenticia francesa con dos locales) Navarro está armando una consultora con un socio y se dedicará a “estudiar” y “capacitarse”, según le comentó a dirigentes de su espacio, que sostiene una pulseada con Pettovello en el manejo de los planes Potenciar, que en el gobierno de Fernández estaban bajo la órbita de Pérsico.

“Invasión” alemana en busca de inversiones y garantías

Atraídos por el “fenómeno” Milei, que observan con una mezcla de entusiasmo y curiosidad, distintos gobiernos europeos han decidido activar los contactos con la gestión libertaria. Uno de los más entusiastas es Alemania, desde donde llegaron o llegarán nada menos que seis delegaciones políticas, legislativas y empresariales, con el objetivo de sondear inversiones e intercambios con la nueva administración local.

La semana que viene, el embajador en el país, Dieter Lamlé, recibirá a la viceministra de Economía, Franziska Brantner, pieza clave del gobierno del canciller alemán Olaf Scholz, y quizá la más significativa de las figuras del mundo político y empresarial alemán que llegarán a Buenos Aires. Cuentan fuentes diplomáticas bien informadas que Brantner tendrá entre sus prioridades reforzar la inversión alemana en hidrógeno verde, vital en el proyecto de futuro de Alemania en la búsqueda de energías alternativas, y a la vez consultará con funcionarios argentinos sobre la posibilidad real de salir del cepo cambiario, que dificulta a las empresas extranjeras sacar sus dividendos del país y enviarlos a sus casas matrices.

Atriles dispares y banderas cruzadas, un problema para la Cancillería

Más que satisfecha quedó la canciller Diana Mondino luego deencuentro de principios de semana con su par francés, Stéphane Séjourné. Con los buenos oficios del joven embajador argentino en París, Ian Sielecki, el alto funcionario de Emanuel Macron transmitió en el Palacio San Martín la disposición por ampliar la amistad y la cooperación que une a ambos países, aunque la resistencia francesa a apoyar el acuerdo de la UE con el Mercosur complica la posibilidad de un acuerdo entre ambos bloques en el corto plazo.

La sintonía política, que se extendió a temas como el apoyo a Ucrania en su conflicto con Rusia, contrastó con la declaración conjunta que ambos cancilleres dieron en la Cancillería, una conferencia transmitida vía redes sociales que tuvo graves problemas de sonido y al menos tres curiosidades: los atriles de ambos cancilleres tenían medidas diferentes (el del francés era notoriamente más alto), la cámara se movía más de lo debido, y las banderas a sus espaldas no estaban cruzadas, como es de rigor según las antiguas y estrictas reglas de la diplomacia. “Errores de principiante”, criticaron antiguos y actuales concurrentes al Palacio San Martín, con altas dosis de ironía.

La venganza contra los impuros y la tesis del “caos constructivo”

Un exmargarito se anota para la sucesión de Knoblovits en la DAIA

Luego de dos períodos consecutivos en el cargo, el presidente de la DAIA, Jorge Knoblovits, dejará a fines de año la conducción de la representación política de la comunidad judía en el país. A falta de seis o siete meses para los comicios, la carrera por la sucesión del codiciado cargo ya se lanzó, y el primero en hacerlo público fue el abogado Raúl Woscoff, expresidente de la filial de DAIA en Bahía Blanca y con un extenso pasado en la política nacional, primero como funcionario en representación de la UCR y luego ligado al GEN de Margarita Stolbizer.

“Hay que dialogar con el Gobierno, pero también con la oposición”, asegura Woscoff, exconcejal de su partido local, Integración Ciudadana, que supo apoyar la proyección nacional de Stolbizer, hoy diputada nacional en el bloque Hacemos Coalición Federal. “No va a ser el único candidato, hay varios que están esperando a marzo para lanzarse”, aseguran desde la DAIA, que tuvo una difícil relación con el kirchnerismo y recientemente criticó la disolución del Inadi, anunciada por el gobierno de Milei.

 

................................................................................................

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Javier Milei prepara un discurso de impacto y quiere relanzar la ley ómnibus en la Asamblea Legislativa

Javier Milei dará el viernes próximo su primer discurso de apertura del año legislativo. Cerca suyo cuentan que recién a su vuelta de Estados Unidos, donde expuso anteayer en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), el mandatario comenzará a trabajar en el mensaje que dará en el recinto, al que hace […]
error: Content is protected !!