Audiencia en Casa Rosada: Mauricio Macri recibe a Jack Rosen, su poderoso e influyente amigo americano

0
21
Jack Rosen, Mauricio Macri, Hillary Clinton y Juliana Awada, durante un evento en Washington
Jack Rosen, Mauricio Macri, Hillary Clinton y Juliana Awada, durante un evento en Washington

Mauricio Macri era jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y fue invitado a Israel, adonde quedó impactado por su historia y su apuesta a la modernidad. Su anfitrión fue Jack Rosen, un magnate americano comprometido con la causa judía -los nazis asesinaron a sus abuelos-, muy influyente en Washington y con una fortuna construida por sus inversiones inmobiliarias en Manhattan.

Macri recibe en Balcarce 50 a su amigo Rosen, una pieza clave del gobierno argentino cuando hay que explicar en Wall Street y la Casa Blanca que Cristina Fernández de Kirchner puede regresar al poder y que se necesita cierta tranquilidad en los mercados financieros para evitar que una corrida entierre la reelección presidencial.

Una visita con agenda abierta

Rosen es titular del Comité Judío Argentino y tiene previsto abordar con Macri la situación de Hezbollah en la región, un asunto geopolítico que el presidente considera prioritario en su gestión. Macri tiene previsto declarar a Hezbollah como «organización terrorista», una decisión política que Rosen y la Casa Blanca están empujando desde hace meses.

Asimismo, el dirigente judío americano abordará la situación de la investigación del asesinato del fiscal federal Alberto Nisman y del atentado a la AMIA, ejecutado por fundamentalistas iraníes hace ya 25 años. Rosen está muy interesado en la pesquisa judicial del ataque terrorista cometido el 18 de julio de 1994, y en varias oportunidades trató con Macri este asunto político/judicial que aún no tiene detenidos y menos aún condenados.

La audiencia será en el despacho presidencial y es probable que, además de Macri, participe el secretario de Asuntos Estratégicos Fulvio Pompeo, amigo personal de Rosen y uno de sus mejores contactos en la administración de Cambiemos.

Contacto en New York

Rosen tiene una mansión fabulosa en el Upper East Side, cerca del Metropolitan Museum of Art (MET), adonde suele recibir al poder real de Estados Unidos y el mundo. Una vez, Obama llegó hasta su casa y se quedó hablando con el nieto de Rosen, que impacto al ex presidente americano con un comentario inesperado: «Un día voy a ser como vos», le dijo.

La esposa de Rosen se llama Phyllis y se lleva muy bien con Juliana Awada. Phyllis siempre recibe a los Macri en NYC, y la última vez sorprendió con un invitado fuera de agenda: Robert de Niro y su esposa participaron un rato de la recepción, conversaron con el presidente,  y después se fueron antes de la cena.

La delegación argentina que también llegó hasta el Upper Side Manhattan se sorprendió por la presencia del protagonista de Taxi Driver, pero Macri ya está acostumbrado a las relaciones de su amigo Rosen. Hace unos años, cuando iniciaba la carrera presidencial, se propuso cenar -y sacarse la foto de rigor-con Hillary Clinton, que aparecía como la sucesora natural de Obama.

Rosen hizo un par de llamadas y le anunció a Macri que podía viajar a Washington para cumplir con su objetivo político. El dirigente judío sentó al entonces candidato al lado de la posible presidente de los Estados Unidos. Fue una cena magnífica, que Macri nunca olvidó. Aunque años más tarde – ya se comprobó- tuvo más valor político sus históricos partidos de golf con Donald Trump.

Para Rosen es lo mismo: también es amigo de Trump, y de vez en cuando, comparten cena en DC o New York.

Seguí leyendo:

La Corte Suprema impuso nuevos principios de protección ambiental

Macri, duro contra sindicalistas K: «Moyano deja a mucha gente sin trabajo, Palazzo es un prepotente y Biró un sinvergüenza»