En fotos: las sorprendentes imágenes de gatos antes y después de ser rescatados

0
35
En Ciudad de México existen asociaciones que se dedican a rescatar gatos que viven en la calle (Foto: Cuartoscuro)
En Ciudad de México existen asociaciones que se dedican a rescatar gatos que viven en la calle (Foto: Cuartoscuro)

Por Kayleigh Bistrain Alcázar

La frecuencia con que los gatos pueden reproducirse y sus hábito de esconderse dificultan saber la cantidad de mininos en situación de calle. A pesar de no contar con cifras oficiales, las organizaciones que se dedican a rescatarlos hablan de sobrepoblación. Por esta razón ponen énfasis en que tienen que esterilizarse.

De acuerdo con datos de la Agencia de Atención Animal de la Ciudad de México (AGATAN), 15 hembras no esterilizadas pueden producir 1,000 gatos en 5 años. Los resultados de la Encuesta 2018 de Bienestar Animal de la Ciudad de México, aplicada por la AGATAN, indican que el 60% de los animales de compañía identificados está esterilizado, de estos no sabe cuántos son felinos.

En la calle, se exponen a peleas entre gatos en las cuales corren el riesgo de contraer enfermedades mortales como el virus de inmunodeficienca felina (SIDA felino) y leucemia, que se transmite a través de mordidas.

El SIDA felino también se contagia durante el apareamiento, por lo que la esterilización reduce las probabilidades de que contagien además de ayudar a controlar la población de gatos que viven en las calles.

En México existen asociaciones dedicadas a castrar felinos callejeros, el método consiste en atraparlos, esterilizarlos y liberalos (TNR, por sus siglas en inglés). Otro tipo de organizaciones son las que hacen campañas de esterilización para gatos domésticos. Y también hay las que se dedican a rescatarlos de las calles y darlos en adopción.

Algunos de los lugares en la capital donde desfertilizan gatos es la Facultad de Veterinaria de la Universidad Nacional Autónoma de México y en la página y redes sociales de AGATAN se pueden conocer fechas y lugares donde estará la Unidad Móvil para Control Reproductivo de Perros y Gatos.

Fedra

El caso de esta gatita tuvo un final triste (Foto: especial)
El caso de esta gatita tuvo un final triste (Foto: especial)

Esta gatita fue rescata en un puente por la asociación El Gato Vago con ayuda de bomberos y policías. Fedra vivió algunos días en los huecos de la estructura, se alimentaba de la comida que la gente le dejaba. Sin embargo, murió porque el frío intenso y sus bajas defensas le provocaron problemas respiratorios de los que no se pudo salvar.

Solly

Este gato obtenía su comida en botes de basura (Foto: Especial)
Este gato obtenía su comida en botes de basura (Foto: Especial)

Lo encontraron vagando en un estacionamiento de un edificio. Durante el día se escondía entre los autos y tomaba el Sol donde no lo vieran. En las noches buscaba comida en los botes de basura y maullaba. El Gato Vago cuenta que una persona se ganó su confianza dejándole alimento todas las noches hasta que pudo atraparlo. Lo llevo con la asociación para esterilizarlo y realizarle pruebas, dio positivo al virus de inmunodeficiencia felina (VIF).

Fénix

Pasó sus últimos días en un hogar feliz (Foto: Especial)
Pasó sus últimos días en un hogar feliz (Foto: Especial)

Fue rescatado por una chico que no pudo quedarse con él debido a su papá no se lo permitió porque ya tenía varios gatos y perros en la casa. Cuando lo recibieron en El Gato Vago, le calcularon 9 años y diagnosticaron VIF y leucemia. Fue adoptado y vivió por dos años en un hogar donde recibió amor y cuidados.

Milly

Milly recibió dos disparos con perdigones en la cabeza (Foto: Especial)
Milly recibió dos disparos con perdigones en la cabeza (Foto: Especial)

Milly ya no pudo caminar. Cuando la encontraron tenía una fractura en la cadera, en una pata y dos disparos con perdigones en la cabeza. Llevo mucho tiempo rehabilitarla, le extrajeron las balas y le operaron el hueso de su pata frontal, pero de su cadera no pudo recuperarse. Elizabeth Valderrama apadrinó a Milly en todos los gastos que El Gato Vago hizo en ella. Aunque no puede andar, es feliz.

Príncipe

Durante semanas vivió con una pata fracturada (Foto: Especial)
Durante semanas vivió con una pata fracturada (Foto: Especial)

Cuando encontraron a Príncipe tenía semanas con una pata fracturada, esto lo hizo perder la sensibilidad en esa extremidad. El veterinario que lo revisó también detectó una cicatriz grande en su panza. En El Gato Vago lo recibieron para darlo en adopción, pudo encontrar un familia que cuidó de él.